Salud y Familia

Anticuerpos “bala” combaten al cáncer de mama

Un nuevo anticuerpo conjugado ataca un tipo de tumor de mama de forma selectiva y mucho más potente, sin los efectos tóxicos de la quimioterapia.

Por Redacción Buena Vida

El resultado es que el tratamiento no solo es mucho más potente, sino más seguro para las células sanas.
El resultado es que el tratamiento no solo es mucho más potente, sino más seguro para las células sanas.

Se trata de los anticuerpos conjugados es decir, dos moléculas —un anticuerpo monoclonal (trastuzumab) y un agente de quimioterapia (DM1) de entre 24 y 270 veces más potente que la quimioterapia convencional— en un único medicamento.

El anticuerpo frena la liberación del quimioterápico hasta que éste identifica la célula tumoral. El resultado es que el tratamiento no solo es mucho más potente, sino más seguro para las células sanas. En otras palabras, no provoca efectos secundarios como la caída del pelo, las nauseas y los vómitos, pero incrementando la eficacia.

El compuesto T-DM1 o Kadycla, de Roche, ya está disponible en España para cáncer de mama mestástasico HER2 positivo y es el primero que ha mostrado eficacia en tumores sólidos, apunta Joan Albanell, del hospital del Mar de Barcelona, aunque ya existen otros compuestos para linfomas o leucemia.

Efectos del medicamento. (Foto Prensa Libre, tomada de abc.es)

De momento, el medicamento ha sido aprobado para el tratamiento de pacientes adultos con cáncer de mama HER2 positivo metastásico que ya han sido tratados, pero los oncólogos confían en que se puede ofertar a las pacientes como terapia de primera línea.

Nuestra intención, señaló Ana Lluch, del hospital Clínico de Valencia, es administrarlo en “primera línea”, quien considera que “lo bueno, cuanto antes mejor, porque supondrá un mayor beneficio para el paciente”, y reclama la “libertad de prescribir el fármaco para las pacientes que la necesiten”.

Miguel Martín, del hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam), destaca que el tratamiento logra el efecto de “bala mágica” con mínimos efectos secundarios, “uno de los sueños de la medicina desde hace dos siglos”.