Salud y Familia

Cómo actuar ante una tormenta eléctrica

Cada día en el mundo se producen unas 44 mil tormentas eléctricas, que generan más de 8 millones de rayos, cuyas descargas pueden causar serios accidentes.

Por Redacción Buena Vida

Ciertas medidas ayudarán a prevenir riesgo de electrocución por la caída de rayos durante las tormentas eléctricas.
Ciertas medidas ayudarán a prevenir riesgo de electrocución por la caída de rayos durante las tormentas eléctricas.

La caída de un rayo a tierra es una de las amenazas más serias derivadas de una tormenta. Se produce cuando la diferencia de potencial entre la nube y la tierra supera la capacidad aislante del aire. El peligro puede no ser aparente: se dan casos de caída de rayos a más de 20 km de distancia del lugar en que descarga la tormenta.

Aproximadamente el 30 por ciento de las personas alcanzadas por un rayo mueren, y el 74 por ciento de los supervivientes quedan con discapacidades permanentes, explica el sitio agentesforestales.com





Observar si el cielo se oscurece, si pueden verse relámpagos, si el viento arrecia o si se escuchan truenos. En tal caso conviene dirigirse inmediatamente a un lugar seguro.

El sitio de la revista Selecciones  y agentesforestales.com aconsejan evitar estas acciones durante una tormenta eléctrica, para evitar accidentes:

1. Correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada. Se crea una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.

2. Practicar actividades al aire libre como jardinería, construcción o deporte.





3. Utilizar aparatos eléctricos como los teléfonos, lavadoras o equipos de música. Si un rayo cae en la casa, su descarga eléctrica viaja a través de los cables eléctricos hacia los aparatos y hacia quien los utilice en ese momento.





4. Tampoco es prudente contestar llamadas telefónicas mientras dure una tormenta eléctrica.

5. Protegerse, refugiarse o acercarse a todo aquello que actúe como pararrayos como un árbol, una torre de tensión eléctrica, alambres de un tendedero, rieles de ferrocarril, maquinaría agrícola, vallas metálicas, postes de la luz o pequeñas edificaciones.





6. Estar cerca o en contacto con materiales conductores como agua, tuberías de hierro o sistema eléctrico.

7. Llevar al campo abierto objetos metálicos como cuchillos, azadas metálicas o palos de golf.





8. Refugiarse en pequeños edificios aislados como graneros, chozas, cobertizos; las tiendas de campaña tampoco son seguras. 

9. Bañarse. Hay que salir rápidamente de piscinas, ríos o lagos.





10. Permanecer en lugares altos como colinas o pequeñas elevaciones del terreno. Tampoco son aconsejables las bocas de las cuevas. El rayo puede echar chispas a través de estas aberturas.

Sí se debe hacer

  • La posición de seguridad más recomendada es de cuclillas, lo mas agachado posible, con las manos en las rodillas, al tocar el suelo solo con el calzado.
  • Esta posición aislará en buena medida al no sobresalir sobre el terreno. No colocarse en posición horizontal sobre el suelo.
  • El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es en un vehículo cerrado. Apagar el motor, bajar la antena de la radio y desconectarla, cerrar las ventanillas y las entradas de aire. 
  • Cerrar puertas y ventanas en el hogar para evitar corrientes de aire pues éstas atraen los rayos.
  • Posponer los baños, las duchas y el lavado de la vajilla o usar agua corriente para cualquier otro propósito hasta que la tormenta haya pasado porque a través del agua existe también riesgo de electrocución.