Salud y Familia

Como diferenciar la gripe y el resfriado común

Es fácil confundir estas afecciones, por lo que hay que conocer los síntomas que las distinguen a cada una, y así tratarlas de la manera idónea.

Por Redacción Buena Vida

El resfriado común y la influenza tienen síntomas similares, pero los de la última afección son más fuertes.
El resfriado común y la influenza tienen síntomas similares, pero los de la última afección son más fuertes.

La gripe y el resfriado atacan  las vías respiratorias, pero son causadas por diferentes virus. La primera es causada por   virus de la influenza (hay varios tipos, conocidos como de ácido ribonucleico, ARN); el resfriado común tiene su origen en más de 200 tipos de virus. 

Resfriado común

Los síntomas comienzan aproximadamente de dos a tres días después de contacto con el virus, entre los que se pueden mencionar congestión nasal,  tos, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de garganta, carraspera y estornudo.

Los adultos y los niños resfriados, generalmente, tienen fiebre baja o no se manifiesta, según el virus que causó el resfriado.  Además, puede desarrollarse en cualquier época del año, pero son más comunes en temporadas de lluvia o en los meses cuando baja la termperatura.





El virus del resfriado se propaga rápidamente a través de diminutas gotitas aéreas que se liberan cuando una persona enferma estornuda, tose o se suena la nariz. También se adquiere al tener contacto con la nariz, los ojos o la boca después de haber tocado algo contaminado por el virus.

Posibles complicaciones: Los resfriados son el desencadenante más común de broncoespasmo en niños, así mismo puede llevar a bronquitis, infección del oído, neumonía y sinusitis.

Prevención: Para reducir las probabilidades de contagio, hay que lavarse siempre las manos, desinfectar el ambiente, utilizar toallas de papel en lugar de compartir las de tela, limpiar la superficie de contacto común como manijas de los lavamanos o puertas. Se recomienda beber líquidos en abundancia.





Tratamiento: tomar descongestionantes, analgésicos y si se da el caso, fármacos para reducir la fiebre y para tratar la tos. Están contraindicados los antibióticos de primera elección.   No se recomiendan los medicamentos antigripales para niños menores de 4 años.

La gripe (influenza)

Es causada por el virus de la influenza de tipo A o B, (otros H1N1). Es una infección en la nariz, garganta y pulmones que se propaga fácilmente y se asocia a epidemias de diversa gravedad.

La mayoría de las personas la contraen cuando inhalan gotitas provenientes de la tos o estornudos de alguien que tenga gripe. También, si tocan algo que contenga el virus y luego se toca la boca, la nariz u ojos. Muchas personas tienen un resfriado varias veces cada año, pero un solo proceso de gripe en muchos años.





Los síntomas, a menudo, comienzan de manera rápida y afecta a un gran número de personas en muy corto tiempo; por ejemplo, estudiantes o compañeros de trabajo. El primer síntoma es desarrollar fiebre de 39° y 40°C.

Posibles complicaciones: Este padecimiento puede empeorar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, neumonía vírica y bacteriana.

Prevención: Se recomienda aplicar una vacuna que se prepara cada año contra los virus más frecuentes de la temporada. Otras medidas es abstenerse de compartir alimentos, utensilios, tazas o botellas, cubrirse la boca con un pañuelo de papel al toser.





Tratamiento: Por lo general, se recetan descongestionantes, analgésicos antipiréticos, antinflamatorios, medicamentos antivirales. Para que sean efectivos, deben recetarse en las primeras 48 horas después de que se inician los síntomas.

“Si contrae gripe o resfriado y está en riesgo de presentar complicaciones o si los síntomas son muy fuertes y el cuidado personal no están funcionando, se debe visitar al médico”, indica la médica Myriam Paredes, de Farmacias Cruz Verde.

Formas de reforzar el sistema inmunitario:

• Evitar el tabaquismo pasivo. Este es el responsable de muchos problemas de salud, incluso los resfriados.

• No usar antibióticos, si no es necesario.

• La leche materna protege contra infecciones de las vías respiratorias en los niños.

• Tomar muchos líquidos para ayudar a que el sistema inmune funcione apropiadamente.

• Dormir bien, para fortalecer las defensas.