Salud y Familia

Cómo identificar la codependencia

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la codependencia está reconocida como una enfermedad física y psicoemocional que crea una necesidad excesiva hacia personas, sustancias o relaciones.

Por Cristian Noé Dávila

La dependencia emocional hacia la pareja es una de las manifestaciones de la codependencia.
La dependencia emocional hacia la pareja es una de las manifestaciones de la codependencia.

“Un error frecuente es creer que esta condición psicológica solo se refiere a la dependencia hacia la pareja, sino que incluye amigos, familiares, e incluso, aspectos como el trabajo”, explicó el jueves la terapeuta Carla Fagiani, de Codependientes Anónimos, durante El Consultorio, que se transmite por las plataformas digitales de Prensa Libre.

A criterio de la experta, la codependencia se puede explicar de una manera más fácil al compararla con una adicción porque  quienes la padecen no se dan cuenta en qué momento apareció esa dependencia hacia algo o alguien.

Entre las manifestaciones evidentes de un grado avanzado de codependencia están: depresión, dolor emocional permanente y sensación de vacío existencial.  “Pero, hay algunos patrones de conducta iniciales que ayudan a identificarla a tiempo. Estos son baja autoestima, obsesión y preocupación excesiva”, comentó Fagiani.





Ante estas señales, la persona afectada o sus familiares deben buscar ayuda psicológica. “También existen grupos de apoyo gratuitos, como Codependientes Anónimos, en los que se efectúan terapias y se dictan conferencias  sobre esta condición”, añadió. En esta edición se explican ocho patrones de conducta relacionados con la codependencia.

Preocupación excesiva

Una de las características del codependiente es que no puede vivir su propia vida, por lo que se preocupa en exceso por las necesidades de los demás. “Esto ocurre porque la persona siente que no vale, se anula a sí misma o siente que solo es útil si sirve a los demás”, explicó Carla Fagiani.





Baja autoestima

La codependencia anula completamente el amor propio. Este sentimiento de inferioridad provoca que el individuo no se valore y que permita cualquier agresión física y emocional, pues no quiere que lo dejen. Así, soporta las conductas negativas de terceros a cambio de  no estar solo.





Obsesión

El trastorno obsesivo compulsivo y la codependencia están muy ligados, puesto que quienes tienen esta última condición buscan la perfección para conseguir la aceptación de los demás, familiares, pareja o amigos. El problema es que esa obsesión causa ansiedad y estrés por la idea de querer hacerlo todo bien.





Manipulación

Las personas que tienen codependencia se transforman en individuos controladores en todos los ámbitos de su vida. Regularmente se entrometen en situaciones íntimas de los demás y dan consejos que tienen un solo objetivo: lograr que los otros hagan lo que esa persona cree que es lo correcto.





Dependencia

¿Necesita de otra persona para salir a distraerse? ¿Cree que estar solo es malo? ¿Considera que lo más importante en su vida es tener una pareja? Estas son algunas de las preguntas que debe hacerse para saber si tiene tendencia a depender física y emocionalmente de alguien más (familiares, pareja o amigos).

Falta de comunicación

El aislamiento es otro de los síntomas de la codependencia. Esto ocurre porque la persona tiene miedo a relacionarse con otros, ya que piensa que solo quieren hacerle daño.  “Las heridas del pasado son tan fuertes que no damos permiso a que nadie nos vea vulnerables”, agregó Fagiani.





Límites imprecisos

Los codependientes no tienen la capacidad de poner límites a los demás, ya que en el pasado recibieron muchas trasgresiones físicas y emocionales. “Esta incapacidad de establecer reglas responden al temor de que las personas que son parte de mi círculo me abandonen”, dijo la terapeuta.

Cambios físicos

Como cualquier enfermedad emocional, la codependencia también tiene efectos negativos sobre la salud física, por lo que las personas con esta condición pueden subir o bajar de peso en forma drástica, así como padecer dolores de cabeza y gastrointestinales, e irritabilidad con  frecuencia.