Salud y Familia

Conozca los parásitos que viven en la cama de su perro

Así como en el hogar nos preocupamos por mantener limpia nuestra cama, es fundamental que velemos por la higiene del lugar donde duermen nuestros perros, para evitar afecciones graves.

Por Redacción Buena Vida

Mantenga alejados a los parásitos y bacterias que suelen habitar en la cama de su perro.
Mantenga alejados a los parásitos y bacterias que suelen habitar en la cama de su perro.

Cuando salen de paseo, los perros exploran y juegan con otros canes, lo que los pone en riesgo de traer al hogar parásitos como pulgas, ácaros y garrapatas, que acabarán en su cama y que además transmiten enfermedades.

El sitio barkibu.com, expone cuáles son estos microorganismos:

1. Parásitos externos

El perro puede tener pulgas que le transmitió otro can o animal. Uno de sus "escondites" favoritos es la cama del perro, y hay que tener cuidado porque pueden infestar la casa. Cumplir con el calendario de desparasitación y si se rasca mucho, llevarlo al veterinario para comprobar su estado de salud.





2. Tiña

Es una infección producida por un grupo especial de hongos que infecta la piel, el pelo y las garras del can. Sus síntomas pueden ser picor, pérdida de pelo, heridas con forma de parches con costra y problemas en las garras. Es muy típica su lesión en forma de círculo, a veces enrojecido y con escamas, con pérdida de pelo en la zona y que no pica. Puede infectar a otros animales o personas que vivan en la misma casa.





3. Ascárides y anquilostomas

Estos parásitos viven en el aparato digestivo del perro y se alimentan del contenido intestinal o, como es el caso de los anquilostomas, de  sangre. Los canes se contagian al ingerir otras heces infectadas con huevos o al ingerir animales infectados como ratones o pájaros. Se manifiesta con pérdida de peso, vómitos, diarrea, mal pelo, tos e incluso hinchazón de abdomen.





Si tu can se infecta con estos parásitos puede que su cama también lo esté, tanto de huevos, como de larvas, que son invisibles a nuestro ojo.

Para evitar el riesgo es importante limpiar bien su cama, lavarse las manos, y almacenar y manipular correctamente los alimentos del animal. También, se recomienda tomar en cuenta estas medidas:

1. Higiene de la cama

Hay que fijarse en la etiqueta al comprar una cama, para comprobar si puede lavarse en lavadora e incluso secarse en una secadora. Las elevadas temperaturas son la mejor manera de acabar con parásitos, bacterias y hongos.

Para eliminar al máximo la suciedad de la cama antes de meterla en la lavadora es aspirarla, para retirar pelos y restos de impurezas.





Elegir el detergente adecuado, pues algunos pueden producir reacciones alérgicas. Evitar aquellos que tengan amoniaco o lejía pues son productos muy dañinos.

2. Higiene del perro

Limpiarle las patitas al llegar a casa con una toalla puede ayudar a eliminar restos que puedan contener parásitos. El cepillado después del paseo también ayuda a retirar cualquier sustancia que haya podido quedar adherida al pelo y reduce la frecuencia con la que tenemos que bañarlo.





3. Cuidar de su salud general

Al aplicarle productos de desparasitación externa contra pulgas y garrapatas, así como de desparasitación interna. No olvidar que ante cualquier duda, se debe consultar al veterinario.