Salud y Familia

Consejos para prevenir la pañalitis en verano

Quienes tienen bebés y entre sus planes está asistir en los próximos días a alguna playa o algún sitio donde la temperatura es alta, deben de tener todas las medidas necesarias para que el pequeño no desarrolle dermatitis —afección que se caracteriza por el enrojecimiento, dolor e inflamación de la piel— por el uso del pañal, también conocida como pañalitis.

Por Ángel Elías

La piel del pequeño es muy sensible y necesita cuidados especiales.(Foto Prensa Libre, tomada de cuidoamibebe.mx)
La piel del pequeño es muy sensible y necesita cuidados especiales.(Foto Prensa Libre, tomada de cuidoamibebe.mx)

Este es un problema cutáneo que se desarrolla en cualquier área donde le queda el pañal al bebé —ingles, genitales, “nalguitas”— , cuando está en contacto por mucho tiempo con su orina o sus heces, y esto provoca que se altere el pH de la delicada piel del bebé.

La dermatitis por uso de pañal surge por una infección provocada por el hongo cándida, que es muy común y está en cualquier lugar de la casa. Este prolifera en lugares calurosos y húmedos, como por ejemplo debajo de un pañal. “Por eso, cambiarlos es importante; no existe un tiempo determinado para hacerlo, lo ideal es cada vez que esté mojado”, explica el dermatólogo Tomás Batz.

Una piel irritada o con quemaduras provocadas por este tipo de dermatitis deriva en múltiples molestias en el bebé que se manifiestan con llanto.

Este es uno de los padecimientos que más se presentan en los bebés durante los primeros meses de edad, explica la dermatóloga Pilar Manríquez.

Se estima que el 90 por ciento de niños experimentan pañalitis en algún momento.

Complicaciones y tratamiento

Una dermatitis sin el tratamiento adecuado puede provocar otros problemas como la proliferación de hongos y entonces el tratamiento puede llevar más tiempo.

Este tipo de dermatitis es de fácil tratamiento, dicen los dermatólogos. “Existen en el mercado múltiples pomadas o ungüentos que pueden aliviar este padecimiento y claro, algunos remedios caseros pueden disminuir los síntomas del pequeño”, indica la pediatra Karla Martínez.

Las cremas con base de óxido de zinc o vaselinas con petrolato pueden disminuir los padecimientos. “El jabón que se usa para limpiarlos no debe contener ningún tipo de perfume o alcohol ni detergentes, porque esto provocará más irritación”, recomienda Manríquez.

Los baños con agua de manzanilla también pueden ayudar a mitigar el ardor del bebé.

“Esta flor tiene la facultad desinflamatoria y controla la proliferación de bacterias lo que la hace un excelente remedio para la dermatitis. Si se siguen los anteriores consejos, los resultados deben verse en tres días”, comenta Batz.

En caso de que el padecimiento continúe por más de tres o cuatro días, lo más recomendable es acudir a un especialista para que determine el tratamiento que se debe seguir.

TENER EN CUENTA

Características de la dermatitis en los bebés

La dermatitis provoca enrojecimiento de la piel de la zona del pañal.

Asimismo piel tensa y delgada con puntos inflamados, que se acompaña de pequeñas grietas.

Para su control se puede usar pomadas con óxido de zinc. Esto disminuirá la inflamación y enrojecimiento.

El agua de manzanilla —en compresas o en baños— es uno de los remedios más usados y efectivos.

Se debe secar los glúteos del bebé con leves palmaditas o dejarlo sin pañal por algún tiempo.

Usar agua y una tela suave o una pelota de algodón para limpiar el área de la afección.

RECOMENDACIONES

La dermatitis en los bebés se puede prevenir

Usar toallas húmedas sin alcohol, antes de cada cambio de pañal.

En ambientes cálidos y húmedos preferir pañales que estén fabricados con fibras naturales.

Usar jabón sin alcohol o aromas para la limpieza del niño, así se evitan irritaciones cutáneas.

El cambio de pañal se debe realizar cada vez que el niño orine o defeque, por lo menos seis veces al día.

Evitar talcos en el área del pañal, ya que estos mezclados con la humedad pueden provocar algún tipo de dermatitis.

Secar bien los pliegues de la piel.

A las niñas hay que limpiarlas siempre de adelante hacia atrás. Así se evita que se arrastren los desechos.