Salud y Familia

Cuidado con ese dolor abdominal

La salud gastrointestinal merece especial atención, ya que un leve dolor de estómago puede ser el indicio de que hay un problema más grave, como cálculos en la vesícula, pancreatitis o cáncer.

Por Yadira Montes

Dolor agudo en la boca del estómago o abdomen es el síntoma más común de que algo anda mal con la vesícula.
Dolor agudo en la boca del estómago o abdomen es el síntoma más común de que algo anda mal con la vesícula.

La vesícula biliar es un pequeño órgano que forma parte del aparato digestivo y se encuentra cerca del hígado y el páncreas. Este tiene forma de saco y se conecta con el intestino delgado.

“Su función principal es mejorar la solubilidad —capacidad de una sustancia para disolverse al mezclarse con un líquido— del colesterol y las grasas, con el fin de optimizar la absorción de las vitaminas. Sin embargo, es posible vivir sin ella”, explicó ayer el gastroenterólogo Javier Fernández, de clínicas Gastro, durante El Consultorio, que se transmite por www.prensalibre.com.

La vesícula biliar también almacena la bilis, que es un líquido de color amarillo producido en el hígado, el cual es secretado a través del sistema biliar hacia el intestino delgado, para mejorar el proceso de digestión.

“El ser humano produce un litro de bilis a diario, y en la vesícula se almacena un promedio de 200 centímetros cúbicos, lo que es similar a menos de un vaso”, agregó Fernández.

A escala mundial y nacional, el problema más recurrente de la vesícula son los cálculos biliares, que se forman por el exceso de colesterol en este órgano. Estos restos pueden formar una especie de arena o lodo y convertirse en piedra de hasta 1.5 centímetros de tamaño.

“Esta enfermedad es más común en mujeres, y la edad promedio es entre los 25 y 40 años. Sin embargo, he visto casos en pacientes menores de 20 años, pero nunca en niños”, comentó Fernández.

Otras dolencias que afectan la vesícula son la pancreatitis —inflamación del páncreas causada por cálculos biliares— y el cáncer de vesícula. Este último es menos frecuente, pero muy peligroso, puesto que regularmente se diagnostica en una etapa avanzada.

Cálculos biliares

Síntomas

  • Dolor agudo  en la boca del estómago.
  • Este dolor puede extenderse a la espalda “o dar la sensación de que un cuchillo atraviesa el abdomen”, dice el médico Javier Fernández.
  • Regularmente estas molestias no se calman ni con analgésicos.
  • El paciente puede presentar vómitos luego de ingerir alimentos altos en grasa.
  • La principal causa de formación de cálculos en la vesícula es la  acumulación de colesterol, debido una dieta alta en grasas.
  • La genética también es importante. Antecedentes familiares de esta enfermedad es un factor de riesgo.

Tratamiento

  • Si el  especialista diagnostica una piedra —sin importar el tamaño— o lodo biliar —como si fuera arena— debe quitar la vesícula.
  • Anteriormente se extirpaba mediante una incisión en el abdomen de hasta 15 centímetros.
  • Ahora se recomienda la laparoscopia, una técnica que permite la visión de la cavidad pélvica-abdominal con la ayuda de un lente óptico. Para esta se realizan cuatro pequeñas incisiones.
  • La técnica más novedosa es la minivideolaparascopia, similar a la anterior, pero permite una rápida cicatrización y el paciente se recupera más rápido.

Pancreatitis

  • Los síntomas más comunes son dolor en el abdomen, el cual aparece en forma repentina y aumenta rápidamente, por lo que el paciente necesitará hospitalización. También hay  náuseas y vómitos.
  • Para tratar la pancreatitis, el especialista debe suministrar grandes dosis de hidratación por vía intravenosa. Incluso, se deben eliminar los alimentos temporalmente, para que el páncreas descanse.

Cáncer

  • Los tumores  en la vesícula casi siempre se diagnostican  en una etapa avanzada, pues se confunden con otros males.
  • Nueve de  cada 10 cánceres de vesícula  son adenocarcinomas, que se origina en las células que se encuentran en el revestimiento interno de las glándulas de secreción externa. Su agresividad radica en que, debido a su continua división celular, es más propenso a mutuaciones.

Cultivar  la vida saludable ayuda a cuidar la vesícula. (Foto Prensa Libre  Hemeroteca)

importante

  • La dieta  baja  en grasa ayuda al adecuado funcionamiento de la vesícula.
  • La obesidad y el sedentarismo se relacionan directamente con las enfermedades biliares.
  • Es importante acudir con el gastroenterólogo, por lo menos, una vez al año.