Salud y Familia

Dime qué  parece  y te diré qué sana

En la naturaleza existen  frutas y verduras con una apariencia, interna o externa,  parecida a ciertos órganos de nuestro cuerpo  y que son beneficiosos para esos mismos órganos a los que se asemejan. ¿Es una simple coincidencia?

Por Redacción Buena Vida

María D. Amaro, directora médica de la clínica Feel Good, asegura que  “se han efectuado varios estudios sobre estas similitudes, pero la teoría más conocida es la Teoría de los signos, que  explica que hay plantas y animales que, por sus formas permiten conocer  los beneficios que aportan para el ser humano”, dijo a EFE Amaro.

Según esta experta,  la similitud física entre alimento y órgano en cuanto a su apariencia,  forma, color y otras características visibles de su estructura interna o aspecto externo,  se ha utilizado con fines terapéuticos desde los tiempos antiguos.

Esta experta analiza seis  de los alimentos  que reúnen estas características y sus respectivos beneficios, de acuerdo con los estudios médicos  recientes. 

Por ejemplo, “el jengibre, cuya forma se asemeja  al estómago, es una hortaliza que estimula el páncreas, favorece la secreción de enzimas digestivas, ayuda a calmar los dolores estomacales y previene náuseas y  vómitos”, opina Amaro.

La especialista en nutrición  añade que las setas tiene  un alto contenido en vitamina D,  que muy pocos alimentos contienen de manera natural y la cual aumenta la resistencia ósea, vital para los pequeños huesos en el oído, y previene el riesgo de deterioro del sistema auditivo originado por la edad.

“Las setas son un gran acompañante de la carne, y además se pueden aprovechar en forma de crema o cocinadas en revuelto de huevos”, sugiere Amaro.

En esta edición se incluyen algunos alimentos a los que se refiere la Teoría de los signos.

El  tomate y el corazón

El consumo frecuente del tomate,  cuya estructura interna se asemeja al corazón, si se corta su eje central, previene enfermedades cardiovasculares gracias a su alto contenido en licopeno, un potente antioxidante. Se puede consumir en ensaladas, que es la opción más saludable.





La zanahoria y  los ojos

Cuando se parte la zanahoria en rodajas, estas toman un parecido con los ojos. La zanahoria es  rica en betacarotenos que el organismo  transforma en vitamina A y es imprescindible para la visión nocturna o cuando hay poca luz. “Además, el betacaroteno reduce el riesgo de desarrollar cataratas”, señala Amaro.



Las zanahorias  Son muy ricas en betacarotenos y antioxidantes.
Las zanahorias Son muy ricas en betacarotenos y antioxidantes.


El aguacate y el útero

“El aguacate es la fruta perfecta para el útero, porque puede reducir las posibilidades de cáncer de útero y ovarios, dado su poder de equilibrio hormonal en las mujeres. Además tiene gran cantidad de ácido fólico, por lo que es  recomendable en mujeres que estén pensando en quedarse embarazadas o durante los primeros meses de gestación”, explica Amaro. Se sugiere su consumo, al menos, una vez a la semana.



El aguacate ayuda a disminuir la inflamación de las articulaciones.
El aguacate ayuda a disminuir la inflamación de las articulaciones.


La naranja y los senos 

Al partir la naranja a la mitad, toma una similitud con los pechos femeninos. “Esta fruta  tiene un compuesto llamado D-limoneno, que ha demostrado ser efectivo en la prevención del cáncer de mama, ya que los cítricos facilitan el drenaje linfático de las glándulas mamarias”, asegura Amaro.



El jugo de naranja es rico en citratos, lo cual puede prevenir la formación de piedras en el riñón.
El jugo de naranja es rico en citratos, lo cual puede prevenir la formación de piedras en el riñón.


La nuez y el cerebro

Las nueces tienen un alto contenido en ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9, antioxidantes y antiinflamatorios. Su consumo diario  contribuye a mejorar la memoria y concentración. También mejoran el estado de ánimo. Este fruto seco se puede  añadir al  yogur o a las ensaladas.



Las nueces pueden ser el rey porque mejoran la salud de varias maneras.
Las nueces pueden ser el rey porque mejoran la salud de varias maneras.


El apio y los huesos

Esta hortaliza tiene  alto contenido en vitamina K, que ayuda a aumentar la masa ósea del  cuerpo, y en calcio, otro elemento imprescindible para fortalecimiento de los huesos. “El consumo de dos tallos de apio al día controla la presión arterial”, afirma Amaro.



El apio es delicioso en ensaladas.
El apio es delicioso en ensaladas.