Salud y Familia

¿Dormir con el celular bajo la almohada? Mala idea

Los celulares son artículos que cada vez se encuentran más en la cotidianidad del hogar y muchas personas no los sueltan ni para dormir. 

Por Redacción Vida

Hay que tener cuidado con los celulares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Hay que tener cuidado con los celulares. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los usuarios mantienen un estrecho vínculo entre ellos y su móvil. Desde consultar la hora hasta revisar somnoliento los estados de Facebook de los amigos, el celular está hasta en la última parte del día, y que después acomodan bajo la almohada.

La policía de Nueva York advierte que  la práctica de guardar el celular bajo la almohada puede provocar un incendio. “Los smartphones que son guardados debajo de la almohada y que permanecen encendidos toda la noche pueden sobrecalentarse hasta el extremo de incendiarse o incluso explotar”, indican.

David Berardesca, jefe de bomberos de la ciudad de Hamdem -Connecticut, Estados Unidos-, asegura en declaraciones que “estos dispositivos necesitan ventilación”. Y si se dejan en la cama, bajo la almohada pueden causar graves problemas.



Los celulares necesitan ventilación porque podrían explotar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los celulares necesitan ventilación porque podrían explotar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)


Berardesca  recuerda que él y sus compañeros tuvieron que acudir a las 4 de la mañana a la  casa de un adolescente, cuya habitación se había incendiado. “Al parecer, el joven había dejado el móvil debajo de su almohada y conectado a la red eléctrica, algo que multiplica las posibilidades de sobrecalentamiento”, explicó.

En Texas, una chica de 13 años llamada Ariel Tolfree sufrió quemaduras de consideración tras incendiarse su cama por un celular que dejó cargando bajo la almohada, indicaron medios locales.



Distintos accidentes ocurren cuando el celular se queda bajo la almohada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Distintos accidentes ocurren cuando el celular se queda bajo la almohada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)