Salud y Familia

Es momento de cuidar su salud

La Organización Mundial de la Salud estima que para el 2030 la diabetes tipo 2 y la hipertensión serán una de las principales causas de muerte en el mundo. La buena noticia es que estas dos enfermedades crónicas pueden prevenirse con hábitos saludables que deben comenzar en la niñez y prevalecer en la edad adulta.

Por Cristian Noé Dávila

Archivado en:

Diabetes Hipertensión Salud
Las nuevas disposiciones médicas recomiendan que niños y adultos deben practicar actividad física seis días a la semana.
Las nuevas disposiciones médicas recomiendan que niños y adultos deben practicar actividad física seis días a la semana.

“El síndrome metabólico —hipertensión, diabetes tipo 2 y colesterol alto— afecta cada vez más a adultos jóvenes, adolescentes y niños. Esto se debe principalmente al sedentarismo y a la mala alimentación”, dijo ayer la endocrinóloga pediatra Gabriela Echeverría, durante El Consultorio, que se transmite por las plataformas digitales de este matutino.

Para la nutricionista Rossana Martínez, lo más importante es que las familias comprendan que estas enfermedades pueden prevenirse con peqcambios en la rutina. “Además de hacer actividad física constante, tenemos que evitar la comida rápida y los alimentos congelados”, agregó.

Ambas coincidieron en que no solo se trata de quitarnos la sal y el azúcar, pues el aparecimiento de estas dolencias depende de situaciones más complejas. “El carbohidrato es un componente esencial de la dieta, pero hay que elegir los que nuestro organismo absorbe de manera más lenta —cereales integrales, frutas, semillas y granos—”, recomendó Echeverría.

Otra recomendación es analizar la información nutricional de los alimentos y evitar aquellos que tengan gran contenido de sodio, pues el consumo en exceso de esta sustancia puede provocar retención de líquidos e hipertensión.

Control constante

Las expertas comentaron que la familia debe acudir con el médico y llevar un control de sus niveles de glucosa y de su presión arterial. “Solo así podremos actuar a tiempo, ya que la prediabetes y la prehipertensión, en el 60 por ciento de casos, es reversible”, dijo Echeverría.

Diabetes, parámetro oficial

La Asociación Americana de la Diabetes establece que una persona es diabética si su glucosa en ayunas en mayor a 125 mg/dL (miligramo por decilitro). El médico puede diagnosticar con prediabetes a las personas que están por encima del 110 mg/dL sin haber comido. Si un niño tiene una glucosa por encima de 100 mg/dL, es momento de buscar asesoría profesional.

Hipertensión, criterio médico

Se dice que una persona padece hipertensión cuando su presión arterial sobrepasa los 140/90 mmHg (milímetros de mercurio). Esto quiere decir que los adultos y jóvenes que tengan entre 120/80 y 130/90 mmHg podrían ser diagnosticados con prehipertensión. En el caso de los niños, esta medición de la presión no debe exceder el percentil 90-95/60 mmHg.

Consejos

  • Evitar el sedentarismo. Se recomienda practicar actividad física moderada 60 minutos al día, seis veces por semana.
  • Reducir el consumo de carbohidratos simples o refinados —pan dulce, galletas, pasteles, jugos artificiales, entre otros—.
  • La comida enlatada y los alimentos procesados —embutidos, cereales azucarados, sopas en vaso, papas fritas, entre otros— tienen gran cantidad de sodio. Evitarlos.
  • Preferir alimentos cocidos, horneados o a la plancha. La comida frita contiene más grasas y calorías.
  • El tabaco y el alcohol pueden perjudicar el cuadro clínico de las personas  con hipertensión y diabetes.