Salud y Familia

Estudio revela que los caballos pueden reconocer las emociones humanas

Los caballos pueden reconocer las diferentes expresiones faciales humanas y distinguir emociones como la alegría y el enfado, según reveló el jueves un estudio de la Universidad inglesa de Sussex.

Por LONDRES / EFE

El principal resultado del estudio descubrió que el caballo mira el enfado con su ojo izquierdo, y procesa esta emoción con el hemisferio derecho.
El principal resultado del estudio descubrió que el caballo mira el enfado con su ojo izquierdo, y procesa esta emoción con el hemisferio derecho.

En el experimento, cuyos resultados publicó la revista Biology Letters, los investigadores analizaron la reacción de 28 caballos después de presentarles fotografías con la cara de un varón que mostraba tanto sentimientos positivos como negativos.

La codirectora de la investigación, Amy Smith, explicó que el principal resultado fue descubrir que miraban (las caras de enfado) a través de su ojo izquierdo.

Como todos los cerebros de mamíferos, la información que reciben por esta vía ocular se transmite al hemisferio derecho, que es el encargado de procesar los “estímulos negativos”.





Los científicos también descubrieron que el ritmo cardíaco de estos animales se incrementaba de forma significativa cuando quedaba expuesto ante rostros de ira o enfado.

También encontraron que otras especies, como los perros, contemplan las acciones negativas por medio del ojo izquierdo.

Tal y como apuntó Smith, los caballos manifestaban una “respuesta más fuerte ante expresiones negativas que positivas”, lo que se debe a la importancia que le conceden “a reconocer posibles amenazas en su entorno”.



Imagen muestra experimento en el que se mostró al caballo el rostro de un hombre expresando diferentes emociones, para conocer sus estímulos. (Foto Prensa Libre, tomada de Biology Letters)
Imagen muestra experimento en el que se mostró al caballo el rostro de un hombre expresando diferentes emociones, para conocer sus estímulos. (Foto Prensa Libre, tomada de Biology Letters)


“Reconocer caras de enfado se convierte en un sistema de alarma que permite a los caballos anticiparse a comportamientos humanos negativos”, remarcó la investigadora.

Para los científicos el reconocimiento de las emociones de las personas se encuentra en la domesticación, que habría permitido a los equinos adaptarse e interpretar la conducta de hombres y mujeres.





Los investigadores apuntaron que sus resultados demuestran el “impacto”  que el comportamiento humano tiene sobre estos animales.