Salud y Familia

La OMS alerta de que el consumo de carne procesada es cancerígeno

La Organización Mundial de la Salud  (OMS) alertó el lunes de que comer carne procesada como salchichas, embutidos o preparaciones en conserva es carcinógeno para los humanos, mientras que consumir carne roja “probablemente”  también lo es.

Por París / EFE

La carne procesada como los embutidos aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en 18 por ciento, asegura la OMS.
La carne procesada como los embutidos aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en 18 por ciento, asegura la OMS.

El estudio, realizado por su Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer  (IARC, en inglés), reunió a un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países, que vieron una evidencia suficiente de que el consumo de carne procesada provoca cáncer colorrectal.

Los especialistas, convocados por el Programa de Monografías de la IARC, concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en 18 por ciento.

En el caso de la carne roja, se constató una evidencia limitada de que ese tipo de alimento puede provocar cáncer, en concreto colorrectal, de páncreas y de próstata, pero una fuerte evidencia mecanicista que sostiene un efecto carcinógeno.

El estudio, indicó uno de sus coautores, el jefe adjunto del Programa de Monografías, Dana Loomis, se centró en la carne roja y la procesada ante la diversidad de estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de cáncer podían estar asociados con su consumo.

La IARC precisa que por carne roja entiende “toda la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra”.

Por carne procesada, se refiere a “la que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación”.

  • Cifras facilitadas por la organización Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad apuntan de hecho que cerca de 34 mil muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada.

La mayoría de este tipo de alimentos contiene carne de cerdo o de res, pero también puede incluir otras carnes rojas, aves o subproductos cárnicos como la sangre, y algunos ejemplos son las salchichas, el jamón, la carne en conserva o en lata, la cecina o las preparaciones y salsas a base de carne.

No hay pruebas suficientes para diferenciar los riesgos dependiendo de si esos animales proceden o no de granjas biológicas, según Loomis, ni tampoco hay consenso sobre si la manera en que la carne es cocinada afecta a las posibilidades de tener cáncer.

Los expertos sí coinciden en que ante el gran número de personas que consumen carne procesada en el mundo, el impacto global sobre la incidencia del cáncer es importante para la salud pública.

Cifras facilitadas por la organización Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad apuntan de hecho que cerca de 34 mil muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada.

Aunque todavía no se ha establecido de forma definitiva como una causa del cáncer comer carne roja, si se demostrara esa causalidad, según sus datos, las dietas ricas en esa carne podrían ser responsables de 50 muel muertes anuales.

Esas cifras contrastan con el cerca del millón de muertes al año atribuibles al tabaco, las 600 mil relacionadas con el consumo de alcohol o las 200 mil vinculadas con la contaminación del aire.

La Sociedad Oncológica Estadounidense ha exhortado al público a reducir el consumo de carne roja y procesadas, estas últimas, según los investigadores, aquellas que son transformadas para mejorar o preservar su sabor, ya sea saladas, curadas o ahumadas.  

Notaron que la carne roja contiene nutrientes importantes, pero afirmaron que varios estudios las vinculaban con el cáncer. Precisaron que los métodos de cocinar la carne roja a altas temperaturas producía la mayor cantidad de sustancias químicas sospechosas de causar cáncer.