Opinión

Mensajes íntimos

LLEGAR A VIEJO

Rina Montalvo

Rina Montalvo

Motivada por este comentario y del resto que no publico, que tanto escuchamos en boca de las personas de la tercera edad, podemos ver a través de ellos los fracasos, las equivocaciones, los errores y las oportunidades perdidas, y muchos desearían que el tiempo retrocediera, para emplearlo de una manera mejor cada mañana.

La vejez es una etapa de la vida a la que todos quisiéramos llegar sanos, vigorosos, con una mente ágil y espiritualmente llenos. Solemos llegar con la ausencia de nuestros seres queridos, que ya se han ido al viaje final.

Oportunamente, recibí este mensaje de un escritor, enviado por el doctor Leonel Guerra Saravia, titulado: Ya Soy Viejo. ¡Excelente! Y ya lo he reenviado a mi cadena de amigos. Dice en uno de sus párrafos: “He visto a muchos de mis amigos irse de este mundo muy pronto, antes de que entendieran la libertad con hacerse viejo”. En otra parte dice: “A través de los años mi corazón se ha roto. ¿Cómo no puede romperse el corazón cuando pierdes a alguien querido, o cuando sufre un niño o cuando muere tu mascota? Un corazón que nunca se ha roto, nunca sabrá la felicidad de ser imperfecto. Pero el corazón roto es lo que nos da la fuerza, entendimiento y compasión”.

Yo quisiera recordar también a este amigo deprimido por la vejez que debemos tomar el tiempo necesario para ser amables, para reír, para ser corteses y mostrar más amor por lo que nos rodea. Porque a toda edad siempre tenemos hambre de amor.

Es oportuno recordar a aquellos hombres que en su avanzada edad alcanzaron la fama, el poder y el éxito. Son ejemplos muy significativos, porque demuestran que la edad no es un factor de deterioro. Y quisiera nombrar a personas de la historia como Winston Churchill, estadista, militar y escritor inglés, que a los 80 años, al lado de Roosevelt y Stalin, dirigió la política de guerra contra Hitler, dándole la victoria a los países aliados.

Claro que existen factores importantes en el proceso de envejecimiento, como el ADN, la raza y el sexo. Los factores ambientales y espirituales también son importantes en la vida de las personas. Pero los médicos geriatras cuentan con valiosos recursos para ayudar a modificar los factores regresivos biológicos que avanzan con la edad.