Salud y Familia

Cómo rescatar una relación de pareja 

Lograr que una relación perdure muchos años no es una tarea fácil, pero es algo que puede conseguirse si la pareja fomenta la comunicación y la confianza.

Por Cristian Noé Dávila

Archivado en:

Pareja Psicología Salud
La falta de intimidad sexual es una señal de que la pareja requiere comunicarse mejor acerca de sus necesidades afectivas.
La falta de intimidad sexual es una señal de que la pareja requiere comunicarse mejor acerca de sus necesidades afectivas.

Adicional al buen diálogo, también es fundamental adquirir el compromiso de aceptar las virtudes y los defectos del otro, con el fin de ser el complemento de la persona amada. Sin embargo, no todo es color de rosa y pueden ocurrir situaciones que ponen en riesgo el noviazgo o el matrimonio.

“La buena noticia es que hay señales de alerta que nos ayudan a identificar que la relación está en peligro, por lo que podemos actuar a tiempo para buscar soluciones”, dijo ayer el psicólogo Carlos Carrera, durante El Consultorio, que se transmite por todas las plataformas digitales de Prensa Libre.

Aunque existen muchos factores que inciden en el deterioro de la vida amorosa, Carrera destacó cinco problemas que, si no se enmiendan, podrían acabar con la relación.

Más que amigos

“Muchas personas olvidan que la pareja es su amante y se convierten en amigos. La convivencia no es mala, al contrario, no hay peleas ni conflictos, sino que todo se soluciona desde un ámbito de amistad”, comentó Carrera y agregó que el peligro es olvidar que en una relación debe existir amor, afecto y pasión.



El psicólogo Carlos Carrera recomienda evitar la hostilidad y la confrontación con la persona amada.
El psicólogo Carlos Carrera recomienda evitar la hostilidad y la confrontación con la persona amada.


Infidelidad

Ocurre cuando uno de los dos, o ambos, pierden el interés en el ser querido, pues su atención se centra en el trabajo o los amigos. “Este desapego podría generar la infidelidad física o sexual”, explicó el invitado.

Hostilidad

Otra señal de alerta es cuando la convivencia se torna hostil, es decir, diariamente hay enojos y discusiones. “Estas situaciones van desgastando la relación y la terminan rompiendo. Así que pongamos atención a estas peleas”, recomendó Carrera.

No buscar solución

De los factores anteriores se desprende el desinterés de no querer buscar soluciones. “Cuando un matrimonio o un noviazgo está en peligro, la pareja solo ve más problemas y ninguno toma la decisión de frenar las peleas. Regularmente estos conflictos se vuelven más grandes y se culpan mutuamente de lo que sucede”, enfatizó el psicólogo.

Vida íntima

“La pérdida de la íntima es un aspecto que marca considerablemente a la relación. No solo me refiero a la actividad sexual, sino a la disponibilidad de buscar un momento a solas para disfrutar de su compañía”, dijo Cabrera.

Estos cinco aspectos regularmente están conectados, por lo que es probable que una situación venga detrás de otra. “Lo más sano es hablar con la pareja y buscar ayuda profesional antes de que sea demasiado tarde”, concluyó Cabrera.

Qué hacer

  • Primero se debe hablar con la pareja. Evitar pedir consejos a amigos o familiares, pues estos desconocen “ambos lados de la moneda”.
  • Prepararse para escuchar argumentos que no sean del agrado de la persona.
  • No tomar decisiones por impulso. Terminar una relación es algo que debe meditarse y analizarse.
  • Si ambos deciden solucionar el problema, es necesario el asesoramiento de un profesional en temas de pareja.

Opinión

Carlos Carrera interactuó  con la audiencia de El Consultorio en la fanpage de Prensa Libre, que destacaron otros factores que deterioran las relaciones.

  • Permitir que la familia intervenga en las decisiones que solo le competen a la pareja es motivo de discusión.
  • También influyen los celos, pues no permiten que las personas tengan confianza en su pareja.
  • Evitar las comparaciones de noviazgos pasados es básico para convivir en armonía.