Salud y Familia

Ojo con los niños de apartamento

Los niños que viven en apartamentos son potenciales candidatos a padecer en el futuro enfermedades reumáticas porque tienen menos actividad física.

Por Claudia Palma

Archivado en:

Niños Reumatología
Los niños deben ejercitarse para no tener problemas en los huesos en el futuro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los niños deben ejercitarse para no tener problemas en los huesos en el futuro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La anterior fue una de las conclusiones de los reumatólogos pediatras que participaron en la reunión de la Liga Panamericana de Asociaciones de Reumatología (Panlar), que se celebró recientemente en Panamá.

Las enfermedades reumáticas en los niños pueden tener distintos orígenes. Hay artritis de origen infeccioso, que tiene sus raíces en tumores —la leucemia puede empezar con signos reumáticos— y recientemente el síndrome de sobreuso en manos, explica la reumatóloga colombiana Clara Malagón.

Este último síndrome por lo general es provocado por el uso excesivo de la computadora, el chat en celulares o de los videojuegos que causa la inflamación de los tendones.

Características

Los chicos que viven en la ciudad, en espacios reducidos, sin parques cercanos, calles seguras para jugar o manejar bicicleta son más propensos a sufrir el síndrome de sobreuso de manos y entre los especialistas se les conoce como “los niños de apartamento”.

A ello se suma que no se divierten con los juguetes tradicionales como perinolas, yoyos o capiruchos, que desarrollan habilidades motrices. Tampoco juegan avión o tenta, que los ejercita, sino sus tabletas y celulares se han convertido en sus compañeros de juego inseparables, y esto los hace sedentarios, opinaron los expertos.

Los niños y jóvenes que pasan mucho tiempo conectados a videojuegos y móviles son propensos a padecer el síndrome del túnel del carpo, que se caracteriza por dolores provocados por mantenerse durante mucho tiempo en una misma posición y hacer movimientos repetitivos, en este caso, en el área de la muñeca.

Este causa adormecimiento de manos, sensación de quemadura, especialmente por las noches, y dolor cerca de los pulgares.

Poco sol

Las condiciones de los llamados niños de apartamento se agravan porque no reciben la cantidad adecuada de sol, explica el reumatólogo guatemalteco Abraham García Kutzbach. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio que, junto al fósforo, son dos minerales necesarios para el desarrollo adecuado de los huesos.

Si un niño no obtiene suficiente calcio o si el cuerpo no lo absorbe en cantidad suficiente como parte de la dieta, la producción de hueso y los tejidos óseos se deterioran.

La deficiencia de vitamina D es tan grave que en los niños puede producir raquitismo o en el futuro, osteoporosis. Además, hay evidencias de que la falta de vitamina D disminuye las defensas del sistema inmunitario.

En menores

Los bebés tampoco escapan del riesgo de padecer enfermedades reumáticas.

Si a estos no se les moviliza pueden sufrir atrofia muscular, que ocurre como consecuencia de no utilizar los músculos lo suficiente, comenta García Kutzbach.

Artritis

  • Los niños y adolescentes pueden padecer de artritis al igual que los adultos.
  • La artritis es causada por la inflamación de las articulaciones, lo que provoca dolor, rigidez y puede causar pérdida de movimiento.
  • La artritis idiopática juvenil tiene causas desconocidas.
  • Sus síntomas se manifiestan con fiebre alta y sarpullido; cierta cojera en la mañana, ganglios linfáticos del cuello y otras partes del cuerpo, por lo general, inflamados.
  • La padecen menores de 16 años.