Cómo comportarse para ser el invitado ideal

En esta temporada no faltan las reuniones familiares y de amigos para dar la bienvenida a la Navidad y al Año Nuevo, por lo que hay que tomar en cuenta algunas pautas para ser un buen invitado y que la convivencia sea armoniosa y respetuosa.

Todo buen invitado debe tener actitud adecuada ante los anfitriones y otros invitados.
Todo buen invitado debe tener actitud adecuada ante los anfitriones y otros invitados.

A continuación, algunos consejos propuestos por el sitio protocolo.org y retirodesanjuan.com:

1. Puntualidad: Es un gesto de cortesía y buena educación que un invitado debe tener con los anfitriones y con los demás invitados. Tampoco es correcto llegar antes de la hora fijada. Los anfitriones siempre conceden un tiempo de cortesía.

2. Vestuario: En la mayoría de las invitaciones a eventos o celebraciones comunes, no se suele indicar el tipo de vestuario a lucir. Vestir de forma adecuada. No hay que tratar de destacar, pero tampoco pasar demasiado despercibido. 

3. Regalos: Es habitual llevar un detalle a los anfitriones. También se recomienda no olvidarse del obsequio a los niños de la casa. El obsequio debe entregarse en el mismo momento en que les reciben los anfitriones. No hay que presumir ni contar a los demás invitados lo que se ha regalado.





4. Saludos y presentaciones. Aunque, en la mayoría de los casos, los anfitriones son los encargados de hacer presentaciones, un buen invitado debe facilitar estos momentos y participar en las conversaciones. Puede presentar a amigos o personas conocidas comunes. El más joven se presenta a la persona de más edad, el hombre se presenta a la mujer y el de menor jerarquía-rango es presentado al de mayor jerarquía-rango-.





5. Comportamiento: Un invitado educado debe ser moderado a la hora de hablar, de beber, de comer, de opinar. La prudencia y amabilidad deben ser la regla a seguir como norma de comportamiento.  Agradezca cualquier detalle, pida disculpas por cualquier error, deliz o incidente. Procurar entablar una buena conversación con las personas que nos presentan, al evitar silencios prolongados e incómodos.





6. Cuidar de los niños: Resulta molesto para muchos anfitriones cuando los niños de los invitados hacen travesuras o tocan objetos ajenos. Es responsabilidad de los padres que se comporten, para evitar incomodidades. Si saben que los niños no se contendrán, es mejor no llevarlos.

6. Despedida. No es correcto marcharse sin despedirse. Si la fiesta es multitudinaria, al menos despedirse de los anfitriones. Si son pocos los invitados, despedirse de todos. La despedida debe ser breve. Felicitar a la cocinera por la exquisita comida servida. Es un detalle de cortesía agradecer a los anfitriones la invitación y las atenciones recibidas.





7. Solo los invitados. No es aceptable llevar a más personas de las que fueron invitadas. No solo es de mal gusto sino pondrá en aprietos a los anfitriones, cuando se den cuenta que no rendirán las porciones que se tenían planeadas preparar y servir.

8. Moderación: Ser prudente y moderado, tanto con la comida como con las bebidas alcohólicas. Consumir lo necesario para evitar cualquier inconveniente. Por ningún motivo pedir porciones adicionales, a menos que así lo ofrezcan los anfitriones, y mucho menos solicitarlas para llevar.