Salud y Familia

Por qué no se quita ese mal aliento

Recién se despiertan las personas o después de degustar algún bocadillo, el aliento puede jugarnos una mala pasada. Si bien no es nada agradable, es normal. Pero hay personas que tienen permanentemente mal aliento. En esos casos, los médicos dicen que sufre de halitosis.

Por Redacción Buena Vida

La halitosis se refiere a ese mal aliento que es perceptible a una distancia que puede repercutir en la vida social de una persona.

En Alemania incluso se fundó un grupo de trabajo en el que el primer paso es determinar si el paciente realmente tiene mal aliento. Luego, una vez que el dentista confirma que realmente es así, se buscan las causas. Muchas personas creen que ese aliento amargo y desagradable proviene del estómago, pero los especialistas explican que casi nunca es así y que en un 90 por ciento de los casos el motivo está en la boca misma.

mal-aliento4x3_2.jpg

Es importante no hacer sentir mal a la persona que tiene halitosis. Lo ideal es hablar con ella para que busque el tratamiento adecuado. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL). 

Los “malhechores” suelen ser las bacterias que están entre los dientes, en zonas profundas de las encías o debajo de prótesis dentales que quizás están algo flojas. Pero aplicando el tratamiento adecuado, el mal aliento suele poder ser combatido.

ace.jpg

El lavado de dientes debe hacerse después de cada comida. El cepillo debe cambiarse cada tres meses.  (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL). 

Si el dentista no puede ayudar porque no encuentra las causas, el próximo paso es consultar al otorrinonaringólogo, porque él suele estar a cargo de la segunda mayor causa de este problema.

Las sinusitis crónicas o los rejuntes de bacterias en las amígdalas también pueden generar un mal olor en la boca y la nariz.

Si el motivo está en las amígdalas, la operación puede ayudar, pero no se puede garantizar un cien por ciento que con eso todo quede solucionado. Además, ese tipo de intervenciones no dejan de conllevar ciertos riesgos, como posibles sangrados posteriores.

De todos modos, es sencillo prevenir para no caer en un problema tan común. La mejor prevención es lavarse los dientes al menos dos veces por día. Una de esas veces, no está de más repasar la dentadura con un hilo dental.

dental.jpg

El uso diario de hilo dental ayuda a eliminar residuos de comida que al acumularse causan mal aliento. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL).

Lo mejor también es visitar al dentista entre una y dos veces por año, para que retire el sarro.

En cambio, a la hora de aplicar enjuagues para la boca, es mejor hablarlo antes con el dentista, porque el uso frecuente de ese tipo de productos puede llegar a alterar el equilibrio de bacterias en la boca.

Si alguien lleva una buena higiene bucal pero igual tiene mal aliento, puede consultarlo con sus amigos o con su dentista. Los tests que uno puede hacerse a sí mismo no suelen ser de fiar. Hay mucha gente que tiene mal aliento y no lo nota. En esos casos, más vale decirlo abiertamente, ya que por lo general la gente se muestra muy agradecida de que se le avise. Por supuesto, hay que hacerlo con tacto y cuidado.