Salud y Familia

¿Por qué se producen los sangrados nasales?

La mayoría de personas, en algún momento de su vida, ha tenido sangrado nasal. Estos suelen ocurrir, con frecuencia, en niños pequeños y adultos mayores.

El sangrado, generalmente, deriva de una gripe, de una infección de los senos paranasales, de respirar aire seco, de una costra que se mueve o del consumo de ciertos medicamentos como los esteroides nasales.

Un sangrado ocasional de la nariz no es motivo de preocupación ni tampoco es peligroso. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Un sangrado ocasional de la nariz no es motivo de preocupación ni tampoco es peligroso. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un sangrado ocasional de la nariz no es motivo de preocupación ni tampoco es peligroso, aunque es recomendable acudir al médico, si los sangrados se vuelven regulares y molestos, explica el médico Paul Takahashi, de Atención Primaria de Medicina Interna de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

La mayoría de los sangrados nasales son fáciles de tratar con esas recomendaciones:

  • Ante todo, hay que sentarse. Eso disminuye la presión en las venas de la nariz, lo que lentifica el flujo de la sangre.
  • Inclinarse apenas hacia adelante permitirá evitar tragar la sangre.
  • Sonarse la nariz con suavidad una o dos veces para desalojar cualquier coágulo sanguíneo.
  • Luego, presionar la parte delantera y suave de la nariz con el dedo pulgar y el índice.
  • Hacerlo durante unos 5 minutos. La presión debe detener el flujo de la sangre. Repetirlo durante 10 minutos, en caso necesario.




A fin de impedir que el sangrado empiece de nuevo, no introducir el dedo en la nariz, sonarse o pujar, y tampoco agacharse. Acudir al médico, si el sangrado deriva de una lesión en la cabeza o de un accidente, o en caso de que no se detenga después de 30 minutos.

Prevención

Para ayudar a prevenir futuros sangrados nasales, mantener húmedo el revestimiento interior de la nariz. Aplicarse regularmente jalea de petróleo dentro de la nariz con un hisopo, hasta tres veces diarias. Un espray nasal de solución salina también puede servir para humedecer las membranas nasales secas. Además, usar un humidificador en el hogar.





Ante sangrados nasales recurrentes, consultar al médico, quien podrá remitir al paciente a un especialista en otorrinolaringología. Si se toman anticoagulantes, el médico puede recomendar ajustar la dosis.