Salud y Familia

Recetas ahondan en  cocina de Guatemala

En cada rincón del país se esconde una vasta  y única cultura gastronómica, y eso es lo que descubre en cada viaje la chef guatemalteca Mirciny Moliviatis, cuyas experiencias  fueron plasmadas en su  primer libro "Viviendo la receta Guatemala", presentada ayer por la editorial D’Buk.

Por Brenda Martínez

La chef guatemalteca Mirciny Moliviatis lanzó su primer libro "Viviendo la receta Guatemala".
La chef guatemalteca Mirciny Moliviatis lanzó su primer libro "Viviendo la receta Guatemala".

Moliviatis reúne en este libro 49 recetas, presentadas en nueve capítulos,  inspiradas en sus experiencias y en ingredientes nacionales. “No son las recetas clásicas guatemaltecas, sino  de la gastronomía local desde otro punto de vista”, refiere la chef.

“Hay personas que no ven televisión, pero les gusta leer. El libro no solo contiene recetas, sino también  historias de las viviencias de mis recorridos por Guatemala”, dice Moliviatis.

“El libro va dirigido a quienes  quieran cocinar y  perderle el miedo a la cocina. Son recetas fáciles, saludables, con  pocos ingredientes, pero la mayoría, locales”, añade la embajadora de la gastronomía guatemalteca.

La cocina de su niñez

Moliviatis destaca que algunas recetas  están basadas en recuerdos culinarios de su niñez, como los exquisitos tamales que preparaba su abuela o el pescado a la  sal que cocina su padre, de origen griego. “Yo crecí cocinando, rodeada de sabores y de sartenes. Para mi abuelita era una alegría cocinar”, recuerda.

En la obra también se expone la historia de platillos tradicionales como, por ejemplo, los tamales, los cuales aparecen en un glifo del sitio arqueológico de Holmul, Petén, de 800 años antes de Cristo. Con base  en esta historia, la chef propone recetas como un risotto con recado de tamal o un hummus de chipilín. Otros capítulos hablan sobre la vainilla, platillos de Semana Santa, la sal o dulces tradicionales.

La chef, además,  incentiva a  las personas a adquirir sus alimentos en los mercados, para conocer,   valorar y sentir orgullo por los productos locales. “Soy la voz de los productores nacionales y me siento agradecida con ellos por haberme permitido entrar en  sus vidas”, dice. Uno de ellos es don Maximiliano, quien le enseñó en Sacapulas, Quiché, el proceso de elaboración de sal negra de río.

“Hay muchos ingredientes nacionales que debemos preservar. Si los utilizamos, se  producirán más y habrá más trabajo”, añade.

El libro podrá adquirirse en las principales librerías del país, así como en Amazon, y se espera que se publique una versión en inglés, para que se conozca a nivel mundial la gastronomía guatemalteca, refirió José Luis Samayoa, director y fundador de la editorial D’Buk,  quien también es el autor de las fotografías.