Salud y Familia

Recomendaciones para que personas con sobrepeso se ejerciten

Llevar una dieta saludable y hacer actividad física frecuente son dos de las acciones más importantes que hay que tomar cuando se desea perder peso. Sin embargo, si el ejercicio no se hace de una manera correcta cuando el individuo no está acostumbrado, puede ocasionar un efecto adverso para la salud.

Por Redacción Buena Vida

Las personas con sobrepeso deben comenzar a hacer ejercicio paulatinamente, para evitar dolencias.
Las personas con sobrepeso deben comenzar a hacer ejercicio paulatinamente, para evitar dolencias.

El sobrepeso es un estado que tiene varias enfermedades asociadas, entre ellas cardiovasculares, respiratorias y endocrinas, como el colesterol, la diabetes o la hipertensión.

"A nivel mecánico, el sobrepeso conlleva una falta de movilidad articular", explicó a BBC Mundo Luis Berbel, presidente de la Sociedad de Entrenadores Personales de Valencia, España. Además, en muchas ocasiones, el sobrepeso va acompañado también de artrosis y dolores de espalda.

Con base a esta premisa, según Berbel, alguien con sobrepeso que quiere empezar a hacer ejercicio tiene dos grandes desventajas: por un lado, tiende a carecer de un hábito de actividad física y debe ir progresando de nivel poco a poco.

Estos son los consejos cuando se comienza la rutina de ejercicio, propuestos por Berbel:

1. Evitar actividades que disparen la frecuencia de la actividad cardiaca. También recomienda una combinación de entrenamiento cardiovascular moderado con un entrenamiento de fuerza o muscular. Los ejercicios de fuerza no queman tantas calorías como los cardiovasculares pero, según Berbel, ayudan a mejorar las articulaciones y hacen que los músculos estén más activos y consuman más calorías hasta para mantener su estado de reposo.

2. No hacer ejercicio extenuante. Lo ideal, según el experto, es poder mantener una conversación mientras se hace ejercicio. Se puede complementar el entrenamiento de fuerza y el cardiovascular moderado con ejercicios de movilidad.

3. Evitar el ejercicio de impacto, en el que la persona con sobrepeso tenga que frenar de repente o saltar. Por ejemplo, una clase en el gimnasio de step, que ayuda a quemar muchas calorías, no será la más adecuada para una persona con sobrepeso o obesa, porque involucra actividades de impacto como saltar y subir y bajar rítmicamente, por lo que puede ser demasiado intensa. Correr también puede causar problemas con las articulaciones.

4. Entre los ejercicios y actividades cardiovasculares que Berbel recomienda con moderación están el ciclismo, el patinaje, la natación, el remo, subir y bajar escaleras, y caminar o subir cuestas.

5. Algunas personas con sobrepeso pueden sentirse observadas o fuera de lugar en una clase colectiva en un gimnasio. Según Berbel es bueno tener en cuenta este aspecto psicológico para estimular positivamente a la persona que quiere estar en forma.

6.  Para que caminar tenga cierta repercusión hay que hacerlo a una buena intensidad, si no será un estímulo muy pobre, aunque muy saludable en términos generales.

7. En los gimnasios es recomendable aprovechar las máquinas especiales que minimizan el impacto, como las máquinas elípticas, que además vienen equipadas con pulsómetros para que la persona con sobrepeso pueda monitorear su actividad cardiaca.

8. Escoger bien el entorno: algunas personas con sobrepeso pueden sentirse observadas o fuera de lugar en una clase colectiva en un gimnasio. Según Berbel es bueno tener en cuenta este aspecto psicológico para estimular positivamente a la persona que quiere estar en forma.

9. Seguir la orientación de un profesional: según el entrenador, es peligroso empezar a hacer de repente y por cuenta propia ejercicio físico de intensidad para adelgazar, por ejemplo a raíz de una búsqueda en internet o anotándose a una clase cardiovascular especial para perder peso, como un circuito indoors en un gimnasio.

10. Berbel recomienda que sea un entrenador el que establezca en un comienzo las dosis de ejercicio y elabore un plan de entrenamiento de acuerdo a las necesidades y objetivos de cada persona. El entrenador puede periódicamente valorar la progresión y modificar el plan si es necesario para mantener la progresión.