Salud y Familia

Cómo ayunar el Miércoles de Ceniza, que coincide con el Día del Cariño y la Champions

Los católicos deben ayunar el Miércoles de Ceniza, pero este año podría complicarse porque coincidirá con celebraciones en que se acostumbra comer más de lo normal. 

Por Pablo Juárez

Durante la celebración del Día del Cariño y los encuentros deportivos se acostumbra a comer en exceso. (Foto Prensa Libre: alcalapbro)
Durante la celebración del Día del Cariño y los encuentros deportivos se acostumbra a comer en exceso. (Foto Prensa Libre: alcalapbro)

Este 14 de febrero será el Miércoles de Ceniza, pero también se celebrará el Día de San Valentín, y se llevarán a cabo partidos de los octavos de final de la UEFA Champions League, lo que podría generar inconvenientes para quienes practican el ayuno de penitencia.

Aquí le contamos cómo mantenerse firme en su fe sin dejar de lado a su pareja o su pasión por el deporte.  

El cumplimiento del ayuno puede verse afectado cuando,  por ser un día comercial (San Valentín), la pareja   tiene previsto ir a comer a algún restaurante o preparar algo en casa.

Ese día también se llevarán a cabo los partidos de la Champions League, torneo que goza de mucha popularidad en nuestro país, por lo que muchas personas acostumbran reunirse en un bar o restaurante para disfrutar los encuentros deportivos mientras comen y beben.





Pero no todo está perdido, ya que es posible que usted cumpla con su ayuno y salga bien librado de discusiones con su pareja o burlas insistentes de sus amigos que no comparten su fe.

La psicóloga y experta en terapia de parejas Natalia Gurdián sugiere que para llevar de mejor manera la relación  este día es necesario que las personas sean honestas consigo y estén claras en cuanto a lo que quieren, y así mantenerse firmes en sus convicciones. Ella agrega que por medio del diálogo se llega a acuerdos.

Celebre otro día

Establecer que el 14  no celebrarán el Día del Cariño pero sí, un día antes o  uno después puede ser una buena ida. 

“Lo importante es mostrar interés por las necesidades de la otra persona para entablar una comunicación asertiva”, señala la experta.





Busque alternativas

“Lo que resulta útil es encontrar la esencia de qué se quiere. Por ejemplo, no es la cena o los regalos sino compartir  con la pareja. Entonces, se pueden buscar alternativas para planificar una celebración que no entre en conflicto con el ayuno. una caminata romántica o  un paseo son buena idea”, añade Gurdián.





Ver los partidos de la Champions League supone, en muchos casos, estar acompañados de bebidas espirituosas y mucha comida, lo cual la fe católica restringe durante la Cuaresma.

Sea firme

Es necesario que usted pueda defender sus prioridades.  Si el ayuno es importante para usted entonces debe ejercer su derecho a decir no cuando en el restaurante le ofrezcan comidas o bebidas y hasta se burlen de usted o traten de convencerlo minimizando la importancia del ayuno.





Evite tentaciones

Si usted cree que no tiene la convicción para evitar alimentos y bebidas o creé que podría ceder ante la presión de grupo, lo mejor es ver los partidos solo.





¿Qué es ayunar?

Según el Código de Derecho Canónico de 1983,  los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a  guardar ayuno y abstinencia el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

El ayuno es obligatorio para las personas de 18 a 59 años, si la salud lo permite. De 6 a 18 horas solo se debería beber agua, comer liviano y evitar un tiempo de comida. La abstinencia de comer carne roja aplica para  mayores de 14 años. Se acostumbra comer pescado los viernes. Según la tradición latina, hay  libertad para que cada quien elija su forma de ayunar, orar y hacer obra de caridad.  Deben ir a misa para recibir la cruz de ceniza.

El sacerdote Cristian Alexander López, del templo  El Calvario, afirma que el ayuno es parte de la tradición de la Iglesia Católica que sirve de preparación para la Semana Santa, por lo que es importante cumplirlo.

“Los cristianos van a la Eucaristía  y respetan el ayuno porque empiezan los días de conversión y penitencia. Debe prevalecer también  la oración”, añade el sacerdote.