Salud y Familia

Si tiene asma, evite comer carne procesada

Parece que los efectos nocivos para la salud de la carne procesada salen a relucir cada vez más. De acuerdo a un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica de Francia, el consumo diario de este tipo de carne también empeora, los síntomas del asma.

Por Redacción Buena Vida

Los pacientes de asma que consumen más de cuatro porciones semanales de carne procesada tienen una probabilidad de 76 por ciento mayor empeorar su enfermedad.
Los pacientes de asma que consumen más de cuatro porciones semanales de carne procesada tienen una probabilidad de 76 por ciento mayor empeorar su enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud advirtió en el 2015 que el consumo de este tipo de carne (las salchichas, los embutidos, las hamburguesas o el tocino) se asociaba a un riesgo mucho mayor de padecer cáncer colorrectal. 

Como explica Zhen Li, director de la investigación publicada en la revista Thorax, el estudio amplía los efectos dañinos de las carnes procesadas sobre la salud, así como el efecto de la dieta sobre el asma en los pacientes adultos, y ofrece un nuevo enfoque analítico sobre el papel del índice de masa corporal en la asociación entre la dieta y el asma. según el sitio abc.es

Para llevar a cabo la investigación, los autores analizaron los datos registrados entre los años 2011 y 2013 sobre la dieta, el índice de masa corporal (IMC), los síntomas del asma –entre otros, la falta de aliento o disnea y la sensación de opresión en el pecho– y las características demográficas de 971 adultos con asma.

Los resultados mostraron que 513 participantes –53 por ciento del total de la muestra– no experimentaron ningún cambio en la sintomatología del asma durante los tres años de estudio, y que los síntomas habían mejorado en un 27 por ciento de los casos y empeorado en el 20 por ciento restante.





Los autores observaron una relación entre la carne procesada o curada y el empeoramiento de los síntomas del asma. A medida que aumentaba el consumo semanal de este tipo de carne, mayor era el porcentaje de participantes que experimentaron un agravamiento de la sintomatología de la enfermedad: un 14 por ciento para los que consumieron una porción semanal; un 20 por ciento para los que habían ingerido de una a cuatro porciones semanales; y un 22 por ciento para aquellos que comieron más de cuatro porciones por semana.





Una vez descartados otros factores que, como el tabaquismo, el ejercicio físico, el sexo y la edad, podían asimismo influir sobre los síntomas del asma, los resultados mostraron que los pacientes que consumían las mayores cantidades de carne procesada o curada –más de cuatro porciones semanales– tenían una probabilidad hasta un 76 por ciento mayor de sufrir un empeoramiento de la enfermedad.

Según los autores, si bien el sobrepeso y la obesidad se han asociado a un empeoramiento de la enfermedad, los cálculos muestran que solo representaron un 14 por ciento de esta asociación, lo que sugiere que el consumo de carne procesada puede jugar un papel independiente en la sintomatología del asma.





La relación se debe, según concluyen los autores, a que as carnes procesadas y curadas son ricas en nitritos, compuestos que pueden jugar un papel en la inflamación de las vías aéreas que tiene lugar en esta enfermedad.