Salud y Familia

Todo lo que debe saber sobre la panza cervecera

En la boda del Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia y Hildburghausen, celebrada en Múnich, Alemania, el 12 de octubre de 1810, se bebió una cantidad inmensurable de cerveza.

Por José Andrés Ochoa

La cerveza, una de las bebidas alcohólicas más populares en el mundo, es conocida por su sabor y preparación, pero su consumo también está relacionado con la famosa “panza cervecera”. (Foto: Hemeroteca PL).
La cerveza, una de las bebidas alcohólicas más populares en el mundo, es conocida por su sabor y preparación, pero su consumo también está relacionado con la famosa “panza cervecera”. (Foto: Hemeroteca PL).

La fiesta, bautizada como Oktoberfest, fue tan agradable y exitosa para los bávaros que decidieron celebrarla casi ininterrumpidamente desde entonces.

Una boda congregó a los alemanes, pero la cerveza les hizo quedarse. Sin embargo, como producto con alcohol, la cerveza queda vigente no solo en la memoria, sino también en el cuerpo con diferentes consecuencias, principalmente en los hombres. La panza cervecera es una de ellas.

Composición

No existe un periodo específico del origen de la cerveza, aunque los primeros antecedentes fueron registrados en el año 4 mil A.C., en Mesopotamia.

Lo que sí se puede determinar es que fue en 1516 con la Reinheitsgebot —Ley de la Pureza,  decretada por Guillermo IV de Baviera, en Alemania—, cuando se estableció un estándar de calidad en la cerveza, que debía incluir estrictamente  agua, cebada y lúpulo.

Luego del descubrimiento de la levadura por Luis Pasteur, en 1880, se identificaron esos cuatro ingredientes como los que en la actualidad aún se utilizan para hacer una cerveza.

El bioquímico guatemalteco Andrés Grajeda comenta que esos ingredientes hacen de la cerveza  una fuente significativa de calorías. “La cebada de la cerveza contiene almidón, un carbohidrato de miles de piezas, y fuente principal de azúcares —que contienen calorías—”, explica Grajeda.

Las calorías son útiles para el cuerpo, pero cuando  se consumen en exceso y no se eliminan a través de actividad física, estas se convierten en grasa, la cual se almacena en el cuerpo, principalmente en la parte abdominal. De tal manera que si  una persona bebe mucha cerveza, implica que ingiere una cantidad grande de calorías.superior a las que necesita, señala el médico Luis Stolz.



via GIPHY



Excesos

Este exceso en el consumo de calorías es perjudicial para cualquier persona. “En los hombres, principalmente, se almacenan en el vientre en forma de grasa, afirma el nutriólogo Juan Murúa.

La cerveza es una fuente de calorías que propicia el incremento de grasa en el cuerpo. “Cuando se bebe alcohol, el hígado se dedica a quemar dicha sustancia en lugar de utilizar la grasa en su interior”, explica el nutriólogo.

“En los hombres, la genética hace que la grasa se deposite por arriba de la cadera. Así se genera la famosa panza cervecera”, comenta Murúa.

Los expertos coinciden en que cuando una persona bebe cerveza, regularmente acompaña esta bebida de otros alimentos altos en grasas y calorías, como papas fritas y nachos. Esta combinación aumenta las probabilidades de subir de peso.

¿Es dañina?

Más que una barriga predominante, la panza cervecera puede causar problemas de salud.

“La grasa en el abdomen está vinculada a una serie de problemas de salud.  Las consecuencias van desde una menor capacidad de flexibilidad hasta  diabetes tipo 2 e hipertensión”, dice Murúa.

Con moderación

Beber cerveza y tener un estilo saludable de vida es posible. De acuerdo con  Stolz, la moderación y el balance son claves.

Murúa destaca que una dieta saludable es más poderosa que las rutinas de ejercicios, por lo que  sugiere reducir las comidas y bebidas altas en calorías y aumentar el consumo de verduras y vegetales.

“La buena noticia es que cuando un hombre pierde peso, regularmente es en la sección media del cuerpo. Sí, de la panza”, comenta Murúa.

En conclusión, la panza cervecera existe, pero puede evitarse o eliminarse.

El "antídoto" perfecto

Reducir el tamaño del abdomen es posible, pero implica planificación y disciplina.

  • “Para eliminar el exceso de grasa corporal es necesario que la persona cambie su alimentación y que practique actividad física constante”, dice Mario Ramírez, preparador físico en Globalfitness.
  • La rutina de ejercicio para reducir el tamaño del abdomen debe incluir muchos ejercicios aeróbicos. Los abdominales no necesariamente son útiles para bajar panza. Estos son ideales para marcar los músculos.
  • El preparador físico recomienda actividades como spinning o una elíptica. Correr también es efectivo, pero hay que hacerlo de la manera correcta, pues de lo contrario se pueden dañar las rodillas.
  • “Si la persona lleva una dieta alta en grasa, además de reducir o eliminar la ingesta de comida chatarra, hay que conseguir que se acelere el metabolismo para que las calorías se quemen más rápido”, indica Ramírez.
  • Para acelerar el metabolismo es necesario comer cinco tiempos de comida —desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas— en horarios específicos. También  hay que  beber dos litros de agua al día.
  • Tener un abdomen plano o marcado requiere de llevar un estilo de vida balanceado y controlar el consumo de grasas, carbohidratos y alcohol. (Foto: Hemeroteca PL).
    Tener un abdomen plano o marcado requiere de llevar un estilo de vida balanceado y controlar el consumo de grasas, carbohidratos y alcohol. (Foto: Hemeroteca PL).

Algunas cifras

  • 155 calorías tiene en promedio una cerveza. Más de cuatro cervezas representan el total de calorías de un tiempo de comida.
  • 1825: año en el que en Guatemala se autorizó la producción de la cerveza. Actualmente se venden muchas marcas y variedades.
  • 5% es el promedio de alcohol en una cerveza. El rango está entre 3% y 11%, pero hay algunas que superan el 50%.
  • 30 minutos es la cantidad mínima de ejercicio aeróbico que se debe efectuar diariamente para que el cuerpo elimine la grasa.