Salud y Familia

Un mundo interno para ser descubierto

El estadounidense Stephen Shore es una persona con autismo a quien le fue diagnosticada esta condición a los 4 años. Actualmente, gracias al apoyo de sus padres, profesores y esposa, Shore es profesor de Educación del Autismo en la Universidad Adelphi, Nueva York, ha escrito libros y dicta conferencias en todo el mundo sobre este tema.

Por Brenda Martínez

Integrantes de la Asociación Guatemalteca por el autismo, con motivo del Día mundial del autismo que se celebra el 2 de abril. (Foto Prensa Libre: Brenda Martínez)
Integrantes de la Asociación Guatemalteca por el autismo, con motivo del Día mundial del autismo que se celebra el 2 de abril. (Foto Prensa Libre: Brenda Martínez)

Su caso es uno de los muchos ejemplos de que el autismo no frena a ningún ser humano para llevar una vida plena. Esta es una condición neurológica que afecta la conducta de quienes la padecen y hace que se comporten de manera peculiar, explicó ayer Nadyezhda van Tuylen, psicóloga con maestría en Psicología Neurocognitiva y directora programa Potenciales de la Asociación Guatemalteca por el Autismo, en El Consultorio, de www.prensalibre.com.

El autismo afecta la comunicación, lenguaje e interacción de las personas, entre otros aspectos.

“Todos los estímulos que perciben sus sentidos entran de forma alterada o diferente a su cerebro, lo que produce un cambio de comportamiento hacia su entorno”, refirió Kareen Gudiel de Hutton, presidenta de la Asociación Guatemalteca por el Autismo.

Aunque no hay estadísticas exactas de la prevalencia en Guatemala, se calcula que uno de cada cien tiene autismo. Aunque no hay una causa específica, se sabe que puede haber predisposición genética, puesto que de 17 a 21 genes están involucrados en su desarrollo, así como factores ambientales como contaminación por plomo o mercurio.

La detección del autismo ocurre, por lo general, a partir de los 2 años de edad, cuando los padres se percatan de ciertas señales que dan la pauta de que el desarrollo del pequeño es diferente. “A ellos, a esa edad, les es difícil mantener contacto visual o responder a su nombre o ante reacciones de su entorno”, dijo el psicólogo y educador especial Javier Ortíz.

Si estos comportamientos no se deben a causas físicas —sordera o hiperactividad, por ejempo—, es importante acudir a un psicólogo especializado en autismo, para que haga el diagnóstico mediante exámenes que analizan la interacción, desarrollo social y comunicación.

Entre más temprano se detecte el autismo, el niño podrá empezar lo más pronto posible con las terapias que le ayudarán a estimular el funcionamiento ejecutivo y sensorial, explicaron.

Es fundamental que los padres participen en la parte terapéutica para comprender y ayudar de mejor manera al pequeño y acomodar el hogar para adaptarlo a sus intereses y necesidades, añadió van Tuylen.

La dieta

Ortíz indicó que personas con autismo deberían llevar una alimentación libre de caseína —en la leche— y de gluten, porque la mayoría de ellos tiene dificultad para asimilar estas, lo cual afecta su funcionamiento cognitivo.

Además, las personas responden mucho mejor cuando consumen alimentos sin colorantes y conservantes, y sin exceso de sal, azúcar o carbohidratos. Si llevan una dieta saludable, rica en frutas y verduras, el cerebro funcionará mucho mejor.

En la sociedad

De Hutton destacó que hay que preparar a la sociedad para que tanto niños como adultos con autismo se integren a ella de la mejor manera y esto es uno de los objetivos del Día Mundial de la concienciación del autismo.

Señales de alerta

Una persona con autismo puede:

  • Ser extremadamente sensible en cuanto a la vista, el oído, el tacto, el olfato o el gusto (por ejemplo, puede negarse a vestir ropa “que da picazón” y se angustia si se lo obliga a usarla.
  • Experimentar angustia inusual cuando le cambian las rutinas.
  • Efectuar movimientos corporales repetitivos.
  • Puede ser incapaz de iniciar una conversación o mantener una conversación social.
  • Desarrolla el lenguaje muy lentamente o no lo desarrolla en absoluto.
  • No ajustar la mirada para observar objetos que otros están mirando.
  • No referirse a sí mismo correctamente por ejemplo, dice: “Quieres agua”, cuando quiere decir: “Quiero agua”.
  • No señalar para dirigir la atención de otras personas hacia objetos.
  • Mostrar falta de empatía.
  • No imitar las acciones de otras personas.
  • Mostrar poco juego imaginativo o actuado.
  • Tiene intereses muy restringidos.
  • Es hiperactivo o demasiado pasivo.
  • Responder al contacto visual o a las sonrisas o puede evitar el contacto visual.

¿Es una enfermedad?

No, es una condición

El funcionamiento del cerebro de la persona con autismo se ve afectado. La estructura cerebral es normal, pero el problema se debe a conexiones neuronales y conductuales. Las terapias ayudan a que los pacientes generen formas de entender el mundo, sean independientes y lleven una vida típica. Como cualquiera, pueden tener retrocesos y momentos críticos.

¿Se aíslan del mundo?

No, a veces no saben cómo acercarse

Las personas con autismo no siempre están aislados del mundo, el problema es muchos de ellos no saben cómo comunicarse con lo que les rodea, por eso son importantes las terapias. Es fundamental conocer sus intereses para poder abordarlos. Por ejemplo, si les gustan las películas animadas, estas pueden ser una herramienta de sociabilización.

¿Son agresivos?

No, intentan comunicarse

Algunos tienen manifestaciones que pueden parecer agresivas para los demás, pero, en realidad, son intentos de comunicación acerca de lo que sienten y perciben, pero al no ser capaces de expresarlo porque muchos desarrollan lenguaje muy tarde, lo transmiten de una forma diferente.

¿Tienen discapacidad intelectual?

No, el término está mal empleado

La discapacidad intelectual no esta directamente ligada al autismo. Lo que seucede es que forma de evaluar la capacidad intelectual castiga a los niños con autismo pues sus dificultades en el lenguaje verbal se ven altamente reflejadas y por eso se pienssa que hay algún tipo de discapacidad cognitiva.

Por eso es esencial que las personas con autismo asistan a un centro educativo especializado para que puedan adquirir destrezas que contribuyan a su inclusión en la sociedad. Tampoco es cierto que todos los niños con autismo tengan una inteligencia superior a la normal. Son como todas las personas. Sin embargo, algunos tienen una excelente memoria o son muy hábiles para dibujar o para determinado actividad; y hay que descubrir esas capacidades para fortalecerlas.

Actividades de la asociación

Carrera por el autismo, 19 de abril, 8 horas, en parque Érick Barrondo, zona 7. Cinco kilómetros: Q75, y 10 Km, Q100. Incluye playera y medalla. Tel. 7937-0829.

Bicitour, 22 de abril, por la noche, en la zona 1 de la capital.

Más información en www.autismoguate.org. Teléfono: 7937-0829. En Facebook: Asociación Guatemalteca por el Autismo.