Salud y Familia

Urge tratar las alergias

Asma, rinitis, eczema, urticaria y angiodema, son algunos de los tipos de alergia más comunes que padecen entre un 30 y 40 por ciento de la población mundial, y estas deben ser tratadas por especialistas, quienes pueden ayudar a disminuir su prevalencia y los problemas asociados a ellas.

Por Redacción Buena Vida

La rinitis afecta a muchas personas ante los constantes cambios de clima. (Foto Prensa Libre, Edwin Castro)
La rinitis afecta a muchas personas ante los constantes cambios de clima. (Foto Prensa Libre, Edwin Castro)

La alergia nasal o rinitis causa una reducción de alrededor de un tercio de la productividad en los días en que los síntomas son más agudos, según la encuesta Alergias en Latinoamérica (AILA), difundida por Pfizer.

La alergóloga Ninoshka Alvarado explica que la alergia es una reacción causada por sustancias o partículas a las que se les conoce como alérgenos. Los más comunes son: alimentos, ácaros del polvo, cucarachas, pólenes, hongos (mohos), caspa y proteínas de animales, picaduras (venenos) de insectos, medicamentos y hule látex.

Alvarado conversó con Prensa Libre al respecto.

¿Cuándo se dice que una persona es alérgica?

Para que alguien tenga síntomas alérgicos el primer paso es la sensibilización. Esto es que el sistema de defensa aprenda a reconocer como no propia a esa proteína y a reaccionar intensamente en contactos posteriores.

El órgano o sistema afectado (sensibilizado), y por consecuencia los síntomas alérgicos de un individuo, suceden normalmente en la superficie de entrada o contacto con los alérgenos, ya sea la piel, las vías respiratorias o las vías digestivas. También pueden producirse síntomas alérgicos a distancia y presentarse, por ejemplo, ronchas en la piel por ingerir algún alimento, o síntomas respiratorios o cardiovasculares graves por la inyección de un antibiótico.

¿Cómo se diagnostica?

Es indispensable hacer estudios para identificar con precisión qué sustancias causan la alergia antes de iniciar algún tratamiento. Esto se hace mediante un estudio en la piel denominado pruebas cutáneas en el que se ponen en contacto con la piel los alérgenos a investigar, para desencadenar una pequeña reacción local de alergia (roncha).

También es posible con muestras de sangre para buscar anticuerpos específicos hacia estos alérgenos, pero se ha visto que el estudio en la piel es el que ofrece mejores resultados.

El diagnóstico se confirma a través de la historia clínica, pruebas de reto con el alimento, cutáneas y niveles de los anticuerpos de alergia específicos para los alimentos.

¿Alguien puede ser alérgico y después ya no; y viceversa?

Una vez el paciente es alérgico, siempre será sensible. A menos de que se haya tratado con inmunoterapia específica la sensibilidad disminuye y se vuelve tolerante desde el punto de vista inmunológico.

¿Hay predisposición genética?

Factores genéticos y medioambientales condicionan que se presenten dichas patologías, aunado a la participación de algunas infecciones, la contaminación ambiental, la introducción de alimentos a temprana edad, la falta de seno materno, el tabaquismo, la exposición temprana a polvo y ácaros, las cucarachas, los hongos y los pólenes, además de las guarderías a edad temprana.

Soluciones

  • No existe un solo tratamiento que por sí mismo resuelva las alergias, pero debe tomarse en cuenta varias cosas.
  • Control ambiental: evitar el contacto con aquello que en forma específica o inespecífica pueda desencadenar los síntomas.
  • Medicamentos: se utilizan para controlar los síntomas en el momento agudo, disminuyendo la inflamación y también como prevención para evitar una recaída. Entre estos, los más importantes son los antihistamínicos de segunda generación, como la Bilastina.
  • Inmunoterapia específica: son vacunas antialérgicas. Inducen a la tolerancia hacia las sustancias responsables de desencadenar una respuesta alérgica en el paciente y disminuir sus síntomas cuando se expone nuevamente a ellas. Se preparan con las mismas sustancias a las que el paciente es alérgico.
  • La inmunoterapia aumenta paulatinamente la tolerancia del paciente a las mismas sustancias que desencadenan sus síntomas de alergia.