Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

14/07/11 - 00:00 Vida

El secreto de la felicidad

Cualquier bien material —carros, casas o dinero— no debe ser el fin último de las personas, ya que estos no satisfacen a plenitud, sin embargo, todas las experiencias gratas llenan de felicidad al ser humano. El secreto para disfrutar la vida está en los pequeños detalles cotidianos.

Pasear al aire libre, disfrutar de la naturaleza, dar un abrazo, reír en una fiesta, estimular el paladar con algún platillo o escuchar música son algunas de las actividades que los individuos deben realizar para divertirse, ya que lo más importante es alimentar el espíritu y los sentimientos positivos.

Psicólogos de la Universidad de Cornell, Estados Unidos, afirmaron que las experiencias —viajes, conversaciones o convivencias— son más importantes que la compra de propiedades costosas. “Los bienes adquiridos dejan de satisfacernos pronto debido a nuestra capacidad de adaptación, la cual genera que nos acostumbremos a lo nuevo, mientras que la satisfacción provocada por las vivencias permanecen con nosotros”, afirmó el doctor Thomas Gilovich.

Pequeños placeres, grandes recuerdos

Según los expertos, la felicidad que causan actividades como disfrutar de unas vacaciones o manejar bicicleta aumenta conforme pasa el tiempo, mientras que la alegría por tener una televisión moderna desaparece rápidamente. Los psicólogos de Cornell explicaron que esto ocurre porque las vivencias son más difíciles de comparar, mientras que los objetos materiales sí. “Las personas somos vulnerables a la envidia de que alguien tiene algo de mejor calidad o mayor precio”, destacaron.

Los profesionales enfatizaron en que la gente puede sentirse menos satisfecha con sus adquisiciones porque en el futuro pensará en que existe un modelo nuevo o una versión novedosa. Para llegar a estas conclusiones, los científicos realizaron ocho estudios distintos que incluyeron encuestas y entrevistas acerca de la compra de bienes materiales frente a experiencias vitales.

“Desarrollar actividades placenteras es un objetivo saludable, porque la alegría libera endorfinas, sustancias que segrega nuestro cerebro y aumentan nuestro bienestar, además de ser una fuente natural de salud, vitalidad y regeneración”, explicó José María Doria, psicoterapeuta y asesor emocional.

POR REDACCIÓN BUENA VIDA /

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.