Tecnología

Guatemala es el cuarto país de Latinoamérica más propenso a ataques cibernéticos

Una gran parte de los guatemaltecos que tienen un dispositivo con acceso a internet han sido víctimas de un ataque con software malicioso o son propensos a un ataque cibernético.

Por José Andrés Ochoa

Fabio Assolini, analista de Kaspersky Lab, durante la presentación de riesgos cibernéticos en la región, durante la séptima Cumbre Latinoamericana de Analistas de Seguridad. (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).
Fabio Assolini, analista de Kaspersky Lab, durante la presentación de riesgos cibernéticos en la región, durante la séptima Cumbre Latinoamericana de Analistas de Seguridad. (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).

BUENOS AIRES. - Las amenazas digitales hacia la sociedades latinoamericanas representan una de las principales preocupaciones de los analistas de seguridad informática en la región, donde la mayoría de personas con un teléfono celular pueden ser víctimas de phishing, adware o un ransomware.

De acuerdo a Fabio Assolini, analista sénior de Kaspersky Lab, en Latinoamérica se registró un incremento de 59% de ataques de malware en los que va del 2017 en comparación al año anterior.

“Esta gente está expuesta a los ataques de criminales, nuevos tipos de códigos maliciosos y distribuidas todos los días en nuestra región”, dijo Assolini. “Fueron 398 millones de ataques: 117 ataques por hora en Latinoamérica, 33 por segundo”.

Si bien en Brasil, México y Colombia es en donde más se han registrado ataques con software malicioso, las cifras de densidad sitúan a Centroamérica como uno de los sectores en donde, proporcionalmente han sido afectadas.

Brasil lidera la estadística con un 30% de los usuarios con ataques de malware, seguida por Honduras (23.5%), Panamá (22.6), Guatemala (21.6) y Chile (20.6%).

La relación per cápita hace ver que por cantidad de usuarios de internet, Guatemala es el cuarto país de Latinoamérica con más ataques, lo que pone riesgo información personal, archivos o pagos innecesarios de servicios de mensajería premium.

Diferentes amenazas

El analista Thiago Marques menciona los contenidos que pueden estar en riesgo en un teléfono celular, como los contactos de teléfono y fotografías (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).
El analista Thiago Marques menciona los contenidos que pueden estar en riesgo en un teléfono celular, como los contactos de teléfono y fotografías (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).

Los ataques a usuarios de internet en Latinoamérica provienen desde diferentes espacios, la mayoría desde métodos fuera de línea (como un dispositivo USB) o bien, desde un contagio directo en la web, con 85% de estos en páginas de internet y el 15% restante, desde correos electrónicos.

En Guatemala, un 54% de los usuarios han sido afectadas por un contenido malicioso que ingresó por un dispositivo sin conexión.

“La amenaza más grande son los troyanos”, agregó el especialista. “En las páginas web se añade un script (código) que puede enviar a los usuarios a una página con contenido malicioso”.

De igual forma puede suceder en los correos electrónicos, a través de un PDF, que contienen enlaces para realizar phishing, una forma de robar datos personales.

Desde donde las computadoras también son afectadas por malware es a través del uso de programas piratas.

Dimitry Bestuzhev, director del equipo de investigación y análisis para Latinoamérica de Kaspersky Lab, explicó que esos paquetes de contenidos sin licencia suelen contener malware, que afecta a personas como también en el ámbito corporativo.

“Es esencial educar a los empleados sobre la ciberseguridad e imponer políticas de seguridad IT estrictas que limiten el uso de esos programas para proteger a la red empresarial”, dijo Bestuzhev.

Según las estadísticas de Kaspersky, más de la mitad (55%) de los programas y licencias utilizadas en la región son ilegales. Desde esa vía, se han registrado el 40% de los ataques en computadores.

En cuanto a los móviles, en Latinoamérica se reportaron 931,945 ataques a los teléfonos, desde adware hasta malware, o bien a enlaces web que afectan a los sistemas operativos Android  y iOS. Los troyanos se difunden en servicios de mensajería, como WhatsApp o SMS (mensajes de texto), que pueden hacer al usuario entregar información confidencial y valiosa.