Tecnología

Los ojos lo dicen todo

Dicen que los ojos son el espejo del alma, así que si alguien miente, podríamos advertir por su mirada que es deshonesto.

Por Alfredo Vicente

Archivado en:

EyeDetect Software
Se debe colocar la barbilla sobre el dispositivo. (Foto Prensa Libre: Converus)
Se debe colocar la barbilla sobre el dispositivo. (Foto Prensa Libre: Converus)

Desafortunadamente, los humanos no somos tan certeros para “leer” a los demás de esta manera, pero sí hay una solución tecnológica para esto: EyeDetect.

Este es un sistema desarrollado por la empresa estadounidense Converus, el cual detecta si alguien miente, con un 85 por ciento de efectividad, y que ya se encuentra en el país.

Esta plataforma, que incluye hardware y software integrados en una herramienta fácil y rápida de usar, en comparación con otras como el polígrafo, está dirigida a empresas que buscan hacer evaluaciones periódicas o de ingreso de personal, aunque también puede emplearse en campos como la seguridad y en las agencias gubernamentales.



El software se apoya en algoritmos creados por la Universidad de Utah para hacer los análisis. (Foto Prensa Libre: Coverus)
El software se apoya en algoritmos creados por la Universidad de Utah para hacer los análisis. (Foto Prensa Libre: Coverus)


¿Cómo funciona?

“EyeDetect es una nueva tecnología que busca determinar el nivel de honestidad de las personas”, dice Diego Castro, encargado de Investigación y Desarrollo de Identity, compañía que distribuye EyeDetect en el país.

Para ello, se efectúa al interrogado una serie de preguntas de “verdadero” o “falso”, en una computadora. La máquina se equipa con un sensor óptico y una cámara que lee los movimientos oculares, y un apoyabarbillas mientras se responde el cuestionario.

La prueba toma una media hora, y luego da los resultados a la empresa en base a algoritmos creados por la Universidad de Utah para determinar la confiabilidad de las personas, según sus movimientos oculares.

Sus distribuidores indican que cada prueba representa unos US$60 por persona para las empresas, un costo más bajo que con el polígrafo —alrededor de US$200—.