Mar 20 Nov de Noviembre 2018 Actualizado 00:00h

Fotogalería

Descripción imagen

- Una víctima del enamoramiento del Sombrerón -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Leyendas muy conocidas y otras no tanto -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Ten cuidado si un penitente te entrega una vela, puede que al día siguiente en vez de la candela tengas un hueso. -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Characotel en pleno sendero en el Cerrito del Carmen -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- También hubo una breve recreación contando la Creación del Hombre según el Popol Vuh -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Por un momento del recorrido, un ánima solitaria, no nos quitó su mirada de encima -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- La Iglesia del Cerrito del Carmen bañada con luz de luna cerca de la media noche -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Un characotel es una personas que tiene la capacidad de convertirse en animal, se dice que si te enamoras de uno de ellos, puede y caigas en una total locura -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- También se hizo presente la campana del Santo Hermano Pedro -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Cruces, rezos y rosarios durante el recorrido -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Eduardo Felice Luna quien fuera fusilado en tiempo del general Jorge Ubico -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- El relato de Juan Corz, el ermitaño que que trajo a Guatemala la imagen de la Virgen que se venera en la Ermita del Cerro del Carmen -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Penitente de la Recolección -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- La Llorona y su tan singular grito de cuando busca a sus hijos -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Durante el sendero del Cerrito, muchas almas en pena, procuraron advertir de los "entes" que pudiesen aparecer durante el recorrido -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Más de algún susto y escalofrío sintió todo aquel que realizó el recorrido -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Interacción entre las almas que se nos presentaron durante el recorrido y los visitantes -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Una anciana en pleno recorrido -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- No podía faltar la Siguanaba y su búsquedas de hombres de ojos "alegres" -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Un espanto luego de conocer un par de historias de las catacumbas -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Quemados, locos de remate y muertes misteriosas en los relatos de antiguos hospitales del país -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- La tan bien recordada María García Granados y Saboría que también es conocida como La Niña de Guatemala, ¿sabes de qué murió? -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Advertencias y advertencias durante el recorrido -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- El cadejo, especie de perro, ojos rojos, patas de cabra y espesa cola que se le aparece a quienes han abusado de la bebida -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Tiburcia y un agente de seguridad discuten sobre los problemas a los que te puede llevar el aguardiente -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González

Descripción imagen

- Como guía durante el recorrido tuvimos a José Milla y Vidaurre, escritor guatemalteco del siglo XIX, especialista en la narrativa histórica -

PRENSA LIBRE / Juan Diego González