bolsas plásticas

Descripción imagen
Jorge Jacobs Fb/jjliber

Las maravillosas bolsas plásticas

Opinión

Las bolsas plásticas llevan la principal carga de “culpa” en las discusiones actuales sobre la contaminación por desechos sólidos, al grado que en muchos lugares se ha prohibido su uso. Sostengo que es un error típico de ver el árbol y perder de vista el bosque, y su supresión ocasiona más daños y costos no sólo a las personas, sino también al ambiente. Y aunque parece ser un tema que desata más pasiones que la política y el futbol, espero contribuir con un grano de arena para regresar a la cordura.

Descripción imagen
Rita María Roesch

Aprendamos de San Pedro

Opinión

Al observar el rápido deterioro de los océanos Jacques Cousteau dijo: “Si queremos salvar a la humanidad, tendremos que salvar los océanos.” Esa expresión es válida para los ríos y los lagos que sufren el mismo proceso de contaminación que los océanos. “Si queremos salvar nuestras fuentes de agua de la basura que las contamina, el Lago de Atitlán es una prioridad”, agregó el Clarinero. Su espejo de agua, que se renueva cada 150 años, es como un delicado y prístino cristal. Los antiguos pobladores lo llamaron “Ri muxux caj ulueu”, el ombligo entre el cielo y la tierra. Sin embargo, desde hace décadas, este lago mágico sufre un vergonzoso proceso de degradación. Toda clase de deshechos, muchos de ellos tóxicos y peligrosos, son vertidos en sus preciosas aguas, amenazando la vida humana, animal y vegetal de la región.

Descripción imagen

Un problema que todos podemos evitar

Salud y Familia , Por Brenda Martínez

La reciente propuesta de ley con el fin  de reducir el uso de bolsas plásticas en Guatemala invita a concienciar sobre los perjuicios que este producto causa  al medioambiente y hábitats de fauna y flora, cada vez más degradados, y como consecuencia, a  la salud del ser humano.

Descripción imagen

Advierten peligro de bolsas plásticas

05/06/2016 Internacional

Eliminar el uso de las bolsas de plástico en las tiendas de comestibles es el primer paso para ayudar a sanar los océanos, ya que cada persona consume aproximadamente 360 bolsas al año y la mayoría de ellas terminan en los ríos, mares o playas, afirmó el activista estadounidense Stuart Coleman.

Prensalibre.tv

Videos de Portada