homilia dominical

Descripción imagen
Mario Alberto Molina mariomolinapalma...

El éscaton

Opinión

Cuando yo estudiaba filosofía allá por 1970, uno de mis profesores decía que el problema del pensamiento cristiano contemporáneo es la “inmanentización del éscaton”.  Las palabras se me grabaron, aunque solo mucho tiempo después capté su significado y alcance.  “Éscaton” es una palabra griega.  En el vocabulario cristiano designa aquellas realidades definitivas que trascienden la historia humana: la resurrección de los muertos, el juicio divino, el cielo y la felicidad eterna con Dios o la condenación y el infierno.  La palabra “inmanentización” está emparentada con el término “inmanente”, que designa la dimensión mundana y temporal contrapuesta a la trascendencia.  Lo que aquel erudito profesor quería decir con esa rebuscada expresión es que muchos pensadores cristianos se han vuelto incapaces de concebir el “otro mundo” como una realidad consistente, real, y han trasladado a este mundo la esperanza de una vida plena y feliz.  En esa “inmanentización” incurren tanto las teologías evangélicas de la prosperidad, que ven en la fe cristiana el medio para alcanzar el bienestar material, como también las teologías católicas de la liberación, para las que la fe debe llevar al creyente a luchar por la autonomía y desarrollo de las poblaciones pobres del continente americano oprimidas por países poderosos y sus colaboradores locales, según dicen sus autores.

Prensalibre.tv

Videos de Portada