Obispo denuncia con ayuno indefinido que Ortega quiere “acallar” a la Iglesia en Nicaragua

Publicado el
Ortega
Daniel Ortega, presidente nicaragüense.

El obispo católico nicaragüense Rolando Álvarez, quien inició un “ayuno indefinido” en protesta por un “asedio policial” en su contra, denunció este viernes que el gobierno de Daniel Ortega pretende “acallar la voz de la Iglesia” contra las injusticias.

“Lo que pasa es que el gobierno siempre ha pretendido una Iglesia muda, no quiere que hablemos, no quiere que anunciemos la esperanza al pueblo, ni denunciemos la injusticia”, declaró Álvarez a la AFP en la parroquia Cristo Santo de Managua, desde donde la noche del jueves se declaró en “ayuno indefinido”.

Se trata de una especie de huelga de hambre donde solo beberá agua y suero. Álvarez es obispo de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí (norte). Además está encargado del área de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Según el religioso, el gobierno quiere “acallar la voz de la iglesia”, pero “si nosotros callamos, las piedras van a gritar”, aseveró.