No hay energía limpia sin compromiso ambiental

La preservación del medioambiente está implícita en el concepto de energía limpia, ya que su generación requiere de procesos con un impacto positivo en los recursos naturales, muestra de ello es la estrategia piramidal del Complejo Hidroeléctrico Renace.

Viveros forestales para el cultivo de café, cardamomo y cacao.
Viveros forestales para el cultivo de café, cardamomo y cacao.

Generar energía asequible y no contaminante es parte de los compromisos que la humanidad tiene con el planeta y las futuras generaciones. En especial en los países en desarrollo, donde se considera necesario conciliar el abastecimiento energético con la protección del medioambiente, según lo indica el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7, trazado por Naciones Unidas.
De esta manera, Renace ha diseñado una estrategia piramidal para asegurar el cumplimiento de requerimientos legales, la implementación de mejores prácticas y la trascendencia ambiental para la protección, conservación y recuperación de los ecosistemas.

Cumplimiento legal

Ésta es la base de la estrategia, orientada a cumplir con los diferentes compromisos legales ambientales de la normativa nacional. Parte de ello es la realización de estudios de impacto ambiental y sus respectivas aprobaciones. De los más de 550 compromisos, Renace ha sobrepasado 130 por ciento las acciones de reforestación. Las mediciones periódicas de aire, ruido y calidad de agua son imprescindibles para garantizar el control del entorno.

De igual manera, Renace realiza monitoreos de flora y fauna con los que se ha podido identificar diferentes especies de vegetación, aves migratorias y residentes, mamíferos y peces, lo que garantiza la preservación de la biodiversidad del lugar.

Implementación de mejores prácticas

Cuando la visión es ser una organización de clase mundial, los compromisos trascienden a las exigencias de estándares internacionales, es por ello que Renace cuenta con la certificación ISO 14001: 2015 para garantizar la gestión ambiental, además de realizar constantemente la medición de la huella de carbono.

Por cuenta propia, Renace ha implementado el programa Gestión Integral de Residuos, con el que busca promover un enfoque de prevención de la contaminación. De esta manera, cada año se retira del río Cahabón un promedio de 10 toneladas de basura.

Clasificación de residuos.

La protección de las especies nativas es una de las acciones a las que Renace concede importancia por medio de su “Programa de restauración ambiental”. Para ello, se han restaurado 260 hectáreas de áreas vecinas al proyecto y se han reproducido 340 plantas en los viveros forestales del Complejo Hidroeléctrico.

Las acciones no estarían completas sin capacitaciones constantes a estudiantes y docentes sobre las mejores prácticas, mismas que forman parte del “Programa de educación ambiental”, y las jornadas de limpieza mediante las cuales se vincula a la comunidad al “Programa de limpieza y ornato”.

Trascendencia ambiental

Más allá de cumplir con las normas establecidas por la ley y las certificaciones internacionales, Renace también se ha trazado un plan de “Trascendencia ambiental”, tercer componente de su estrategia piramidal. Con éste se manejan distintos proyectos enfocados en el manejo integral de la cuenca.

Una de estas importantes iniciativas es la “Estrategia Nacional de la Conservación del Quetzal”, desarrollada en conjunto con el CONAP y ACCN, con la cual se busca promover, conservar y recuperar el ecosistema del ave símbolo, tanto en las 46 hectáreas de la Reserva Natural Privada Renace como en todo el país. Como parte de ello, en 2017 se registró el primer avistamiento de un ejemplar de quetzal.

La flora no es menos importante en la conservación de la biodiversidad, por lo que Renace cuenta con un proyecto de “Identificación y Conservación de la Flora Orquideológica” en el área del Complejo Hidroeléctrico, y comparte esfuerzos con la reserva ecológica privada Orquigonia en la protección y promoción de esta especie emblemática.

Con el proyecto “Excelencia agrícola” se busca el fortalecimiento de cultivos tradicionales de café, cardamomo y cacao en parcelas comunitarias con las mejores prácticas de cultivos. A la fecha se han cultivado 24,000 pilones de cacao. La creación de huertos familiares y la diversificación del cultivo complementan este proyecto, sin dejar de lado la educación ambiental en las comunidades del área con una cobertura actual de 500 participantes.

Creación de abono orgánico.

Gracias a la generación de energía de Renace se han dejado de emitir 128,000 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que equivale lo producido por 500 mil carros anualmente.

Todas estas acciones han hecho a Renace acreedor del Sello Ambiental 2019 entregado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales -MARN- y ganador de la primera edición del Premio Industrial en la categoría ambiente-gran empresa entregado por la Cámara de Industria Guatemalteca-CIG-.

 

Cargando