Pasos ciegos en fronteras son punto débil para la propagación del covid-19 en Guatemala

El martes último una joven haitiana murió con fiebre alta en la vía pública de Esquipulas luego de ingresar al país con un grupo de inmigrantes por medio de un paso ciego.

Un grupo de inmigrantes haitianos fue albergado en un instituto de educación básica de Esquipulas y son custodiados por agentes de la Policía Nacional Civil y soldados del Ejército Nacional. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Un grupo de inmigrantes haitianos fue albergado en un instituto de educación básica de Esquipulas y son custodiados por agentes de la Policía Nacional Civil y soldados del Ejército Nacional. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

En Esquipulas, Chiquimula, los vecinos se sienten vulnerables debido a que el paso de migrantes continúa; muchos de ellos presentan síntomas de fiebre y tos, por lo que sospechan que pueden estar afectados por coronavirus, sin embargo; aún no se confirma por las autoridades de Salud ningún caso positivo.

Las caravanas de migrantes siguen ingresando por las fronteras, solo en los últimos cuatro días los reportes circunstanciados de la Policía Nacional Civil (PNC) registraron la detención de 115 migrantes: la mayoría africanos.

El lunes último cuando el presidente Alejandro Giamattei suspendió actividades del sector público y privado, en Chiquimula se efectuó una redada masiva de inmigrantes. Según el reporte policial en el kilómetro 223 frente a la Casa del Migrante, en Esquipulas, la PNC detuvo a 81 personas originaras de Haití, Camerún y Cuba.

Un día después -el martes pasado- fueron detenidos 28 inmigrantes haitianos en Esquipulas y estas recientes caravanas exponen que el flujo migratorio no encontró oposición en las fronteras con El Salvador y Honduras.

Úrsula Roldán, directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la Universidad Rafael Landívar señaló que el cierre de fronteras que ordenó Giamattei solo es “un acto simbólico” porque las fronteas registran “porosidad constante”.

Roldán rogó al Gobierno atender al paso de caravanas de migrantes con atención médica porque “la gente puede entrar en pánico aduciendo que migrantes transitan contagiados del virus -Covid-19- “, y según la analista estos grupos “pueden ponerse en riesgo y el Gobierno debe considerar abrir un albergue porque ellos -los inmigrantes- por venir en tránsito son propensos a contagiarse de coronavirus”.

Los informes policiales relatan que a los inmigrantes detenidos en Chiquimula se les ha examinado por el riesgo de contagio de coronavirus y “nadie presenta ningún síntoma de Covid-19”.

El pasado 11 de junio de 2019 el gobierno guatemalteco cambió sus políticas migratorias para frenar el paso de migrantes por el territorio nacional en su intento por llegar a Estados Unidos. La detención y expulsión es la estrategia toral del Ministerio de Gobernación para detener el éxodo masivo, pero las caravas continúan.

Este jueves permanecieron en un instituto de educación básica de Esquipulas unos 80 inmigrantes haitianos que fueron detenidos por la PNC y se determinó que muchos padecen enfermedades respiratorias.

Agentes de la Policía Nacional Civil detienen a migrantes haitianos y los trasladan a la frontera con El Salvador, en Esquipulas, Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Coyotaje

En Esquipulas la PNC afronta el paso de migrantes apoyados por grupos de coyotes armados que están dispuestos a disparar con el afán de concretar el traslado ilegal de los extranjeros.

En esa ciudad se han efectuado operativos en los que se han encontrado a migrantes aglomerados en viviendas. Los coyotes están rentando casas para albergas a extranjeros y continuar su traslado por el país para trasladarlos por México y llegar a Estados Unidos.

Con una máquina retroexcavadora los vecinos de San Jacinto, Chiquimula, colocan rocas en la vía principal de acceso a ese municipio. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Vecinos en Esquipulas señalan que el paso de migrantes se volvió un “negocio corrupto” porque sospechan que hay complicidad de la PNC para dejar que las redes de coyotaje operen en la ciudad fronteriza.

El Instituto Guatemalteco de Migración no reporta en sus estadísticas del primer bimestre del año la expulsión e inadmisión de haitianos.

En enero y febrero pasado fueron expulsados 125 migrantes y en ese mismo periodo no fueron admitidos 263, en ningún registro aparecen haitianos.