5 señales para cambiar mi celular

Ya no te tortures con ese móvil que, en lugar de darte alegría, solo te genera gastos y preocupaciones.

Archivado en:

Cambiar Celular

El constante cambio del mercado invita a cambiar de celular constantemente. Ya sea por la cantidad de cámaras que trae un nuevo Smartphone o los nuevos sistemas operativos que soportan las redes móviles más veloces. Razones sobran para querer hacerlo. Pero algunas veces los móviles se adelantan y dan señales de que ya no dan para más. Descubre algunas señales que te indican cuando un cambio de celular ya es necesario e importante.

1. La pantalla táctil reacciona lento: esos momentos en los que el teléfono “se traba”. Cuando todos tus amigos esperan por la selfie y en lugar de la cámara, se abre la calculadora. Definitivamente tu teléfono vive sus últimos días. Es señal de dejarlo descansar en paz.

2. La batería dura poco: cuando tienes llevas tu cargador a todos lados porque tan solo el flash de la cámara se lleva la mitad de la batería. Verifica el estado de la misma y cámbiala si es necesario. Pero si continua el problema puede que debas cambiar de teléfono.

3. Almacenamiento interno siempre lleno: eliminas todas las aplicaciones posibles y, aun así, el teléfono te dice que ya no tiene espacio para fotos, videos, nada. Es hora de tomar una decisión pues tu memoria ya solo funciona para suplir las funciones del sistema.

4. Fin del ciclo de actualizaciones del dispositivo: a muchas personas les ha pasado que, al descargar las actualizaciones de las aplicaciones más usadas, el teléfono da un mensaje de que no se pueden actualizar más. Revisa con tu distribuidor si esto tiene solución o si definitivamente debes cambiar de dispositivo.

5. Daño material: las pantallas son las primeras que lo sufren. Al caer se rajan o ya no te permite ver el contenido del celular. Algunas reparaciones resultan más costosas que un nuevo teléfono, así que deberías considerar el cambio lo antes posible.

Si tu aparato tiene otras fallas, consulta con tu proveedor de servicio si tienen reparación. Si no lo tuviera, allí mismo busca un reemplazo.  Te sorprenderás con las nuevas opciones que hay en el mercado y a veces, aceptar el cambio te lleva a mejores experiencias. ¡Anímate!