6 madres increíbles

Debajo de tu techo podría desarrollarse el milagro de la vida y tú podrías ayudar a tu mascota a convertirse en madre.

Archivado en:

Arca de NoéMi Mascota

Así como existen grandes ejemplos de maternidad en el mundo salvaje, también se puede encontrar madres abnegadas en el mundo doméstico. “Para todas las especies domésticas, a las madres en etapa de lactancia hay que facilitarles el alimento y la bebida”, explica José Daniel López, licenciado en zootecnia, parte del equipo de Arca de Noé. Asimismo, el licenciado añade que es recomendable que haya un chequeo por parte del médico veterinario después de todo parto, tanto a la madre como a las crías.

En estas páginas se recopilan algunas especies que enseñan cómo ser una madre ejemplar. Si eres madre podrías identificarte con alguna de ellas. Una cosa es segura, todas son dignas de respeto y admiración.

 

  1. Mamá canina: durante el parto, la perra corta el cordón umbilical y lame a sus cachorros para activar su circulación y respiración. López agrega que en la etapa de lactancia, los requerimientos nutricionales se disparan. Por eso, a la madre se le debe alimentar con concentrado para cachorro, por el alto contenido de proteína que tiene, la cual llega hasta la leche. La perra se vuelve celosa con sus cachorritos y se debe tener cuidado de no molestarlos. Solo el principal cuidador o la persona de más confianza para la perra, podrá tener contacto con ellos. Además, se debe apartar al macho de la hembra y los cachorros por lo menos durante 15 días, pues podría lastimarlos sin querer.

 

  1. Mamá gatuna: ella también necesita agua fresca y comida de calidad a su disposición. La gata es más celosa y a veces para evitar que vean a sus cachorros, ella los traslada de lugar. López explica que por esta razón, no es recomendable “rescatar” cachorros de gato que estén en un lugar, al pensar que están abandonados. No lo están. Es frecuente que la madre los traslade porque desea alejarlos de las miradas curiosas. También es recomendable suplementar a la mamá gato con un multivitamínico extra a la alimentación, según lo indique el médico veterinario. En el caso de los gatos, el macho se aleja, por lo que es menos probable que exista algún tipo de agresión.

 

  1. Mamá hámster: al ser uno de los roedores más comunes en los hogares, es muy probable que se reproduzcan y al momento del parto, se debe apartar al macho de la hembra y sus crías. Si no se le aparta del macho, por lo menos durante 10 días o hasta que termine la lactancia, este puede atacar a las crías o la hembra puede atacar al macho para proteger a sus crías. Se le debe dar acceso al agua y una dieta suplementada de semillas con concentrado de gato.

 

 

  1. Mama coneja: López explica que no se debe manipular a los cachorros, porque la hembra puede marcar a quien los manipula como un depredador. Esto produce que la madre se aparte de ellos y ya no les dé de mamar. Es importantísimo que no les falte el agua, pues al momento de no tener agua fresca para beber, puede existir canibalismo y matar a sus crías. La coneja solo da de mamar una vez al día. Por lo tanto es importante no molestarla. Es necesaria la supervisión veterinaria a los 15 días de nacimiento para verificar el estado de las crías.

 

  1. Mamá iguana: su reproducción es muy compleja pues los huevos deben permanecer en una incubadora. Cuando la iguana deposita los huevos, las iguanas nacen y nunca son supervisadas por la madre. López recomienda que solo si se está muy listo con los implementos necesarios para el cuidado de los huevos, se busque la reproducción de esta especie, de lo contrario es mejor evitarlo.

 

  1. Mamá pez: hay peces ovíparos y vivíparos. En el caso de los ovíparos, hay algunas especies que cuidan las puestas de huevo y cuidan a las crías hasta que estas tienen un tamaño significativo. En el caso de los vivíparos, hay que separar a la madre de sus crías después del parto pues podría devorarlas.

 

Fuente: José Daniel López, licenciado en zootecnia, parte del equipo de Arca de Noé