¿Cómo ser responsable con el medio ambiente al tener una mascota?

Reduce el impacto que genera tu mascota con estas sencillas acciones que también te ahorrarán dinero.

Archivado en:

Arca de NoéMi Mascota

Así como el ser humano deja una huella en el medio ambiente, la mascota también lo hace. Ella también consume recursos, genera desechos y ocupa un espacio. Sin embargo, esto no es obstáculo para que no contribuyas con la conservación del medio ambiente. Al contrario, puedes hacerlo y enseñarle a otra gente que hay alternativas amigables a las acciones que toman ellos mismos con sus mascotas.

 

La idea no es deshacerte de tu mascota porque contamina. Es tomar consciencia del impacto ambiental que genera y entonces tomar acciones honestas en pro de la conservación.

 

A continuación algunas ideas de cómo lograr ser responsable con el medio ambiente al tener una mascota:

 

  1. Limita las camadas: la sobrepoblación de mascotas es un problema grave. Por lo que la esterilización de la mascota para evitar la reproducción incontrolada es una buena solución. De esta manera puedes reducir la cantidad de embarazos no deseados, perros abandonados y reducir el impacto ambiental que estos generan.

 

  1. Compre en cantidades grandes: si compras el alimento de tu mascota en grandes cantidades, ahorrarás en empaque y en combustible (cada vez que vas al super de emergencia). Almacena la comida en un lugar seco y donde no le pegue directamente el sol para su mejor conservación. También puedes comprar la arena para gato en cantidades grandes para ahorrar.

 

  1. Hacer composta con los desechos: para lograrlo deberás asesorarte con un jardinero experto. La idea es crear un abono natural para tu jardín y evitar todas las bolsas de plástico que se utilizan para recoger estos desechos.

 

  1. Reutiliza y recicla: esto aplica con los juguetes de las mascotas. Es mejor que los hagas tú mismo con materiales reciclables que comprar juguetes nuevos de plástico. También podrías intentar recoger las heces de tu perro con bolsas de papel en lugar de bolsas de plástico. Si te es posible, también podrías recoger los desechos de tu mascota con una pala y tirarlos por el inodoro para evitar cualquier tipo de empaque.

 

  1. Adopta: al adoptar una mascota contribuirás también a reducir la sobrepoblación de perros o gatos callejeros en el país. Además recuerda que la castración es parte importante para lograr este objetivo.

 

  1. Ahorra al momento del baño: en lugar de bañarlo con una manguera o llenar completamente la tina de la casa, prepara una o dos cubetas de agua para no desperdiciar mucho. Además, báñalo con un jabón natural que no contenga ingredientes tóxicos y dañinos para el medio ambiente.

 

  1. Solo animales domésticos: bajo ninguna circunstancia aceptes o compres un animal salvaje como mascota. Ellos pertenecen al hábitat del cual fueron sustraídos. Contribuye con la conservación de estas especies rechazándolas dentro de tu hogar.

 

Fuente: Revista Selecciones, Diario el Nuevo Siglo, doctora veterinaria Karen Becker, Diario el Comercio.