¿Con que frecuencia debo llevar a mi mascota al veterinario?

Una o dos veces al año, si no presenta síntomas, es suficiente para mantener su salud en optimas condiciones.

Así como sucede con los humanos, más vale prevenir que lamentar. “Curarse en salud” es el mejor remedio para una enfermedad. Es decir, adelantarse a enfrentar algún posible problema con una alimentación adecuada, suficiente ejercicio y un estilo de vida saludable será prioritario para evitar cualquier padecimiento. Date cuenta de que esto aplica para ti como amo y para tu gato o perro como mascota.

 

De esta manera, las visitas al veterinario por alguna emergencia serán menos frecuentes. Sin embargo, es cuando son cachorros y cuando son adultos mayores, que se les lleva con mayor frecuencia pues su salud es más vulnerable.

En cachorros…

La constancia dependerá de lo que dicte el médico veterinario. Los chequeos se programan según el calendario de vacunas que son necesarias para mantener su sistema inmunológico. Él también podrá aconsejarte sobre la alimentación adecuada según las necesidades especificas de tu cachorro. Además, podrá darte otros consejos de su educación, como la introducción al nuevo hogar entre otros datos.

 

Al llegar a la adultez…

Llévalo por lo menos una vez al año. Un chequeo general será la mejor manera de garantizar su bienestar. Aunque tu perro o gato se vean saludables, podrían estar en la etapa inicial de alguna enfermedad grave sin presentar síntomas. Llevarlo anualmente al veterinario podría detectar algún problema imperceptible, pero peligroso, a tiempo.

 

Mascotas mayores…

Perros o gatos mayores de siete años ya son considerados pacientes geriátricos. Ellos podrían desarrollar artrosis, problemas digestivos, afecciones cardíacas y desórdenes metabólicos por el desgaste de su organismo. En ellos también es sumamente importante ponerles atención a sus vacunas ya que por su edad sus defensas podrían bajar. Llevarlo dos veces al año al veterinario podría ser beneficioso para su salud. Sin embargo, si ves que presenta comportamientos extraños o síntomas, no esperes y llévalo pronto para revisar su salud.

 

Cuidados cardíacos

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) con base en EE.UU. acaba de publicar un estudio sobre alimentos para mascotas que están relacionados con la enfermedad cardíaca canina. La enfermedad más común es la miocardiopatía dilatada, que afecta a los perros al adelgazar el ventrículo izquierdo del corazón. En ese espacio es el último lugar donde la sangre descansa antes de que el corazón la bombee al resto del cuerpo. Ese adelgazamiento debilita el corazón y puede desviar el líquido a los pulmones del animal. También puede generar insuficiencia cardíaca.

Consulta con tu veterinario de confianza sobre los ingredientes en el concentrado que le das a tu mascota, para descartar que sus ingredientes puedan dañar la salud cardíaca de tu perro o gato.

Para mantener la salud cardíaca de tu mascota, consulta al veterinario por:

  • Su alimentación
  • Cómo evitar la obesidad
  • El tratamiento adecuado si tu mascota ya padece del corazón
  • Frecuencia e intensidad del ejercicio

 

Fuente: Revista Fayer Wayer, Fundación Eroski, Dana Hospital Veterinario.