Fundación invierte en los niños de Tzununá

Conozca los avances que se lograron durante cuatro años de incidencia social en Tzununá, Santa Cruz la Laguna, Sololá.

El Proyecto Comunitario de Desarrollo Integral Tzununá de la Fundación Castillo Córdova, brazo social de Cervecería Centro Americana, S.A., logró en cuatro años reducir la anemia y desnutrición crónica infantil en un 5.2%, la incidencia de desnutrición crónica en niños menores de 5 años en un 12% y la deserción escolar en un 8%, entre los principales resultados.

El programa, que fue implementado desde 2012, contempló cinco áreas de trabajo, entre ellas el eje de salud y nutrición. Según el censo de peso y talla realizado por el Ministerio de Salud, el 78% de los niños evidenciaron desnutrición crónica en el área, por lo cual reducir estos índices se volvió un tema prioritario. En cuatro años se logró reducir la anemia y la desnutrición crónica infantil en un 5.2%, lo cual se traduce a una reducción anual del 1.3%.

Para lograrlo, se desarrollaron los planes Programa de los Mil Días; Programa de Alimentación Escolar y el Programa de Mejoramiento de los Servicios Básicos de Salud. Estos programas, enfocados en educación alimentaria, fueron desarrollados por Fundación Castillo Córdova, con el apoyo de otras entidades de servicio social y empresas comerciales.

Los principales beneficiados fueron niños menores de 5 años, niños en etapa escolar y mujeres embarazadas y en edad fértil. Las acciones ejecutadas promovieron un proceso de cambio en el comportamiento relacionado con los buenos hábitos de higiene, la salud y la nutrición.

792, 000 desayunos servidos de 2013 a 2016 para mejorar el estado nutricional de los niños.

Mil Días de desarrollo

El principal propósito del Programa de los Mil Días era mejorar el estado nutricional de mujeres embarazadas, lactantes y niños de 0 a 5 años. De esta manera se cubrió la fase más importante y decisiva en el crecimiento y desarrollo de un niño, desde la etapa fetal hasta los cinco años. Con estas acciones se inició un cambio importante en el comportamiento, enfocado en la ventana de oportunidad de los mil días. Ese período, comprendido desde los nueve meses de embarazo, hasta los dos años de vida, es clave para lograr el mayor crecimiento del cerebro del niño.

Como parte de las acciones importantes del proyecto, se construyeron cinco minicentros de Capacitación y Nutrición en Tzununá. En ellos se impartieron talleres sobre temas de mejoramiento de vida, productividad y capacitaciones de cocina y nutrición a mujeres en edad fértil, lactantes y embarazadas. Las madres fueron sustentadas con Alimento Instantáneo Nef, Incaparina y menús nutritivos para mejorar su estado nutricional.

Gracias a las acciones del programa, se logró la reducción del 12% en la incidencia de desnutrición crónica en niños menores de 5 años y ahora los niños nacen libres de desnutrición crónica en Tzununá, según las evaluaciones más recientes del Centro de Salud.

1,100 niños fueron atendidos a diario para mejorar su estado nutricional. 

Alimentación Escolar

Para reducir la anemia y la desnutrición aguda, el Programa de Alimentación Escolar entregó refacciones a base de Protemás, Incaparina y NEF. Las meriendas escolares entregadas durante todo el ciclo escolar aportaron el 20 y 30% de los requerimientos dietéticos de energía y proteína a niños en edad escolar. Nutricionistas expertos diseñaron los menús y las madres de los niños los prepararon de manera voluntaria.

Además de la alimentación escolar, el Programa abarcó capacitaciones dirigidas a directores, maestros, alumnos y padres de familia para lograr un cambio de comportamiento en áreas de salud, nutrición y buenos hábitos de higiene. Diariamente se atendieron más de 1,100 niños de primaria y secundaria y en total se entregaron 792,000 desayunos nutritivos durante los cuatro años de operación. De esta manera se logró reducir un 8% la deserción escolar del 2011 al 2016, según el Ministerio de Educación. Entre los alcances más importantes, está también el mejoramiento de los niveles de hemoglobina, lo cual contribuyó a reducir la anemia en los niños participantes de la aldea.

1.3% reducción anual de desnutrición crónica del 2013 al 2015.

Salud, una necesidad primaria

Más de 4 mil colaboradores de Cervecería Centro Americana, S.A. y sus distintas empresas colaboraron económica y voluntariamente para la construcción y equipamiento de un Centro de Salud de primer nivel en Tzununá. La Dirección del Área de Salud de Sololá también requirió un Centro de Recuperación Nutricional (CRN), el cual sirve ahora también para pobladores de las comunidades aledañas.

Otras acciones importantes de este eje fueron el incremento del personal especializado en salud para atender las áreas de pediatría, nutrición, odontología y psicología. Además se impartieron capacitaciones constantes a educadores, enfermeras y comadronas sobre el monitoreo correcto de peso y talla en niños, estimulación temprana, nutrición e higiene.

“Somos testigos de la transformación de Tzununá y eso es lo que importa más que las cifras. Nosotros facilitamos metodologías y recursos, pero ellos son los protagonistas de este gran cambio que surge del interés genuino por tener un mejor futuro”, comenta Eduardo Castillo Di Vito, director del Proyecto Tzununá.