¿Por qué una mascota es parte de la familia?

Tener un miembro de cuatro patas, complementa la foto familiar.

Archivado en:

Arca de NoéMi Mascota

Son cada vez más los videos que se viralizan en las redes sociales, sobre las mascotas más entrañables dentro de las familias. El perro guardián que mece al bebé con ternura. Los cachorros que llevan alegría a los ancianos. Los gatos que dan consuelo y compañía a una mujer embarazada. Otros que son considerados animales de apoyo emocional porque portan beneficios terapéuticos a sus dueños a través del afecto y el compañerismo. Y por último, pero no menos importante, los animales de servicio como los perros guía que ayudan a las personas no videntes, entre otro tipo de discapacidades.

Sin tanto preámbulo, se puede entender que estos animales aportan tanto a sus dueños,  ¡que es muy difícil no considerarlos parte de la propia familia! Y como parte de la misma, las mascotas también merecen cuidado y cariño acorde a sus propias necesidades.

Motivos por los que una mascota es parte de la familia

 

  1. Dan amor incondicional: puedes sentir que te aman sin esperar nada a cambio, a excepción de su alimentación. Pero son así de simples. Al cubrir sus necesidades básicas, solo te queda:

 

  • Tratarlos con consideración
  • Respetar su naturaleza
  • Educarlos y ponerles límites
  • Afrontar sus errores sin castigos y corregirlos con paciencia y amor

 

  1. No lo humanices: el amor es tan grande que difumina la línea entre el animal y el ser humano. No todo lo que es bueno para ti, lo es para tu mascota. Uno de los casos más graves es la alimentación humana. Al dársela por cariño, podrías envenenarlo sin querer, pues existen elementos presentes en tu comida que son dañinos para tu mascota. Infórmate sobre los alimentos tóxicos sugún su especie y para evitar cualquier riesgo, aliméntalo únicamente con concentrado.

 

No esperes de él, comportamientos propios al ser humano. Aunque lo ames y seguro te ame de vuelta, tu mascota es un animal, por lo que debes aprender a tratarlo como tal y aprender a satisfacer sus necesidades. Para esto consulta con tu veterinario de confianza si algo que quieres hacer con él te genera dudas.

 

  1. Cuidan de su salud mutuamente: así como a ti te obliga a ejercitarte cada vez que lo sacas a pasear, tú vigilas de cerca su estado de salud. Si muestra signos de enfermedad, no esperes a que estos se compliquen para buscar asistencia profesional. Además, para evitar cualquier emergencia, debes:

 

  • Llevarlo a controles de rutina
  • Desparasitarlo
  • Cumplir con el calendario de vacunación
  • Proporcionarle una alimentación sana, adecuada y nutritiva.

 

Reglas de la mascota en casa

Es necesario establecer normas para que la convivencia de tu mascota con el resto de la familia, sea ordenada y respetuosa con su naturaleza:

 

  • Establecer un lugar exclusivo para su descanso, que sea cómodo, tibio y fácil de limpiar.
  • Destinar también un lugar para su alimentación y estar pendiente de la limpieza de sus recipientes.
  • Asignar a cada miembro de la familia las responsabilidades para el paseo y aseo de la mascota.
  • Establecer un horario de alimentación, ejercitación y descanso.
  • Fijar las normas de conducta dentro del hogar: si la mascota puede dormir en los cuartos o no, si puede subirse a los muebles o no, entre otras que surjan según las necesidades de cada hogar.

Organicen jornadas de juego con sus mascotas, en especial si es un perro, para mejorar su relación y entretenerlo, educarlo y que aprenda a socializar.

Fuente: doctora veterinaria Ariana Tunchez, kimberly.tunchez@arcadenoe.com.gt. Esther Blanco para Diario ABC, Madrid, España.