La futbolista de EE.UU. que se negó a jugar con la selección por no lucir una camisa en honor al orgullo LGBT

La futbolista Jaelene Hinkle rechazó la oportunidad de jugar dos partidos el año pasado con la selección de Estados Unidos porque, debido a sus principios religiosos cristianos, decidió no ponerse una camisa en la que se homenajeaba a la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Publicado el

La defensa, de 25 años, quien milita en el equipo de Courage de Carolina del Norte, fue convocada para jugar contra Suecia y Noruega en junio de 2017.

La Federación de Futbol de Estados Unidos había decidido participar en el mes del orgullo LGBT, celebrado en ese país en junio, durante los partidos amistosos que disputaba ese mes.

La manera que decidió sumarse fue a través de la visibilización en sus camisetas.

Cuando Hinkle, quien ha sido seleccionada para representar su país en ocho ocasiones, decidió no ponerse la camisa, la selección nacional no dio una explicación formal de su ausencia.

Sin embargo, esta semana se transmitió una entrevista que le hizo Christian Broadcasting Network, un canal de televisión estadounidense de orientación cristiana, en la que la futbolista habló por primera vez sobre su decisión de no vestir la camisa.

Este miércoles, cuando su nombre fue anunciado antes de jugarse un partido, fue abucheada.

Renunciar a un sueño

Hinkle, quien indicó que estaba “muy decepcionada” por haber tenido que renunciar a “su sueño de niña”, no ha vuelto a ser convocada por la selección estadounidense.

“Estaba básicamente renunciando al sueño, le estaba diciendo que no. Fue muy decepcionante”.

La atleta ha recibido el apoyo de sus compañeras y del entrenador del club de Carolina del Norte, el inglés Paul Riley.

“Mi espíritu estaba convencido de que no era mi trabajo ponérmela”, dijo en la entrevista.

“Me tomé tres días para buscar, rezar y así determinar lo que (Dios) me estaba pidiendo que hiciera en esta situación”.

“Ahí es cuando la paz se convierte en decepción porque sabía, en mi espíritu, que estaba haciendo lo correcto”.

“El hecho de ser obediente no te hace una persona fácil”.

Apoyo

Después de un partido de la Liga Nacional de Futbol de Mujeres contra Portland Thorns celebrado este domingo, su entrenador indicó: “Ella tiene un buen corazón y lucha en el juego. No ha sido algo fácil para ella”.

“Le doy mucho crédito. Seas cuales sean sus creencias, independientemente de lo que ella crea, ella es así. Eso no afecta al equipo”.

Jessica McDonald, compañera de Hinkle en el club, indicó: “Ella tiene una gran confianza en su fe y, en mi honesta opinión , eso es algo realmente increíble”.

“Si (lo hace) por Dios, entonces está bien. Es grandioso si eso es lo que le hace seguir adelante y mantener el optimismo en su vida”.

La adopción del arco iris como símbolo de la comunidad LGBT data de 1978, cuando el artista Gilbert Baker, que vivía en San Francisco, Estados Unidos, lanzó su diseño de ocho colores con la intención de transmitir la idea de diversidad e inclusión a través de “algo de la naturaleza para representar que nuestra sexualidad es un derecho humano”.