Keniatas arrasan en la carrera San Silvestre de Sao Paulo

SAO PAULO – El keniata Edwin Kipsang Rotich revalidó este martes su título en la prueba masculina de la carrera de San Silvestre de Sao Paulo, la mayor carrera urbana de Latinoamérica, mientras que su compatriota Nancy Kipron se hizo con el título femenino.

Kipsang, favorito en la prueba, mejoró su tiempo de 2012  (44.04) y cruzó la meta a los 43 minutos y 48 segundos. Mientras que Kipron paró el reloj a los 51 minutos y 58 segundos.

Con estas victorias, Kenia suma 25, el mayor número de títulos en la San Silvestre, según un recuento del sitio especializado Globo Esporte. Brasil tiene 16, el último conquistado en 2010 por Marilson Gomes.

La carrera de 15 km reunió a un número récord de 27.500 personas.

El podio masculino lo completaron otros dos keniatas: Mark Korir  (44.09) y Stanlei Koech  (44.29) . El brasileño Giovani dos Santos  (44.50) llegó cuarto.

“Estuve con los keniatas hasta donde dio y tuve un momento en que llegué a liderar. Pensé que podría ganar el tercer lugar, pero sentí un problema en la pantorilla y gracias a Dios llegué cuarto” , dijo a la televisión Globo Dos Santos, oro en los 10.000 m de los Juegos Panamericanos de Guadalajara-2011.

Quebede Netsanet Gudeta, de Etiopía, y Jackline Juma, de Tanzania, siguieron a Kipron en el podio femenino con tiempos de 52.06 y 52.29 respectivamente.

La keniata ganó una cómoda ventaja sobre el pelotón de élite y llegó sin otra amenaza que el cansancio, que pasaba factura en el último trecho. Netsanet Gudeta trató de alcanzarla en el sprint final, en busca de sorprenderla, pero no lo consiguió.

Kipsang, que por momentos compartió la punta con sus compatriotas, tomó ventaja entrando a la neurálgica avenida Paulista, en el último trecho de la prueba y aceleró para mejorar su tiempo.

    La prueba, que se corrió por primera vez en 1925 en Sao Paulo, reparte 60.000 reales  (26.000 dólares) al ganador de la categoría masculina y femenina. Los segundos reciben 35.000 reales y los terceros, 20.000. En total se reparten 296.000 reales.

    En la San Silvestre participan tanto atletas profesionales como aficionados, muchos corriendo con curiosos disfraces como el de Fuleco, la mascota del Mundial Brasil-2014, Elvis Presley o el papa Francisco.

    Algunos aprovecharon para protestar con pancartas la decisión del tribunal deportivo brasileño que colocó la semana pasada al Portuguesa, con sede en Sao Paulo, en la segunda división del fútbol brasileño y permitió al carioca Fluminense subir.

    La carrera, que reunió a atletas de 41 países, se celebró por segundo año seguido en la mañana y no en la tarde, como se acostumbraba desde 1989.