Economía

Barrancos atraerían inversiones

La firma de arquitectos Oficiocolectivo impulsa el proyecto Barranco Invertido, que propone el aprovechamiento de esos sitios de la ciudad para la instalación de proyectos de agua, energía y otro tipo de generador económico.

Por EDDY CORONADO

El valor económico de los barrancos de la ciudad podría ser rescatado con la iniciativa impulsada por un grupo de entusiastas arquitectos.
El valor económico de los barrancos de la ciudad podría ser rescatado con la iniciativa impulsada por un grupo de entusiastas arquitectos.

La iniciativa fue seleccionada entre más de 500 propuestas de todo el mundo para participar en la Bienal Internacional de Arquitectura de Róterdam, Holanda, el próximo 29 de mayo.

La investigación para establecer los mecanismos de desarrollo en los barrancos comenzó este año con el apoyo de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) y la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Istmo.

Jorge Villatoro, cofundador de Oficiocolectivo, explicó que la propuesta fue desarrollada en colaboración de un equipo multidisciplinario y busca convertir los barrancos de la ciudad de Guatemala en un territorio activo dentro del funcionamiento urbano, sin comprometer sus cualidades ambientales.

Además, pretende identificar sus potencialidades productivas, así como prácticas y estrategias para un desarrollo sostenible que permitan integrar los barrancos a la transformación continua de la ciudad.

Propuesta

¿Qué ocurriría si invertimos los barrancos de la ciudad de Guatemala? Esa es una de las preguntas que plantea el proyecto.

Dentro del Plan de Ordenamiento Territorial de la Municipalidad de Guatemala los barrancos son considerados con un valor “cero” y no hay norma de lo que se puede hacer, señala el profesional.

Con la asistencia de la Usac, se determinará qué barrancos están contaminados y cuáles tienen mayor valor ambiental, para convertirlos en tierra con valor agregado.

“Los barrancos son los pulmones de la ciudad, pero sufren mucha contaminación y no se hace nada en esos espacios”, dijo el arquitecto.

Según Villatorio, no sería precisamente vivienda, sino también parques, puestos urbanos, empresas de agua y generadoras de electricidad.

Los estudios preliminares señalan que los barrancos constituyen el 43% de la capital y son espacios sujetos únicamente a conservación natural.

Esa condición ha hecho de esas áreas un suelo residual, carente de apreciación económica en los estratos productivos de la ciudad contemporánea, y por ende un territorio ausente o con débil presencia en la agenda urbana.

Los impulsadores del proyecto están buscando entidades que estén interesadas en vivienda y sistemas de generación de energía para financiar la investigación.