Qué debo hacer si tengo covid-19 y me envían a recuperarme en casa

Los médicos recomiendan monitorear de cerca cada síntoma para detectar si la enfermedad provocada por el Sars-Cov2 evoluciona de leve a moderado y/o grave.

Varias personas que han padecido de covid-19 muestran secuelas como dificultad respiratoria y arritmia hasta varios meses después de haber padecido la enfermedad. (Foto Prensa Libre: EFE)
Varias personas que han padecido de covid-19 muestran secuelas como dificultad respiratoria y arritmia hasta varios meses después de haber padecido la enfermedad. (Foto Prensa Libre: EFE)

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) registra casi 4 mil recuperados de más de 25 mil contagios. El doctor Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial para la Atención de la Emergencia del Covid-19 (Coprecovid), señaló que en los próximos días implementarán un nuevo indicador para contabilizar a las personas que se recuperan en casa.

De esta forma, el número de recuperados podría aumentar ya que las autoridades de Salud han detectado que muchas personas prefieren quedarse en sus hogares y no acercarse a los centros de salud debido a que éstos ya se encuentran colapsados.

El MSPAS indicó que en los próximos días presentará un kit que tendrá todas las recomendaciones y medicamentos para la atención de casos covid-19 que incluye a los pacientes ambulatorios.

Por lo pronto, el doctor y especialista en enfermedades infecciosas, Hugo Pezzarossi, fue enfático al pedirle a la población que no siga “recomendaciones” médicas que aparecen en las redes sociales o que se comparten a través de cadenas de Whatsapp ya que no tienen ningún fundamento científico.

Aunque el covid-19 afecta a cada quien de forma diferente, Pezzarossi compartió los principales medicamentos que se deben tener en casa cuando una persona adulta sea diagnosticada con la enfermedad.

Estos medicamentos son únicamente para tratar los síntomas, ya que al momento no hay una cura o una vacuna para el covid-19. es importante reconocer. Además, toda persona debe acompañarse de su médico de confianza.

Pezzarosi explica que en la fase leve de la enfermedad se manifiestan síntomas como congestión nasal, tos seca, dolor de garganta, fiebre, alteración en la percepción de sabores y olores y, en algunos casos, diarrea.

La fiebre y el dolor se pueden aliviar con acetaminofén y puede alternarse con ibuprofeno, naxopreno o cualquier otro antiinflamatorio no esteroideo para tratar el dolor muscular, de garganta y de cabeza.

Con la fiebre, lo más recomendable es usar termómetro de mercurio “los que se pegan en la frente o los digitales no los recomiendo en lo personal porque están sujetos a muchas variaciones ambientales”, explica.

Para la tos, Pezzarossi recomienda jarabes antitusivos y pide no usar los expectorantes ya que estos suelen provocar más tos para eliminar la flema. Una cucharadita de miel cada 8 horas es también un buen remedio.

Tomar una aspirina infantil ayuda para evitar la posible formación de coágulos. “Esto es porque uno nunca sabe si la enfermedad será leve estacionaria y se va a curar o será del 20% que evoluciona a otras etapas”, dijo. Las personas alérgicas o que tienen alguna contraindicación médica no debe hacer esto.

El enfermo puede tomar no más de un gramo diario de vitamina C y esto puede tomarse también como una medida preventiva ya que fortalece la mucosa respiratoria, pero ingerirlo en exceso puede estimular la formación de cálculos renales.

 

Dificultad respiratoria

Según explica Pezzarossi, si el enfermo empieza a reportar dificultad respiratoria, debe monitorear su respiración y nivel de oxígeno para poder actuar a tiempo. “Todo paciente que tiene covid-19 y tenga posibilidades de anticiparse a la compra de oxímetro es importante, porque eso es lo que va a permitir que no pase de leve a moderada la enfermedad”.

El oxímetro mide la frecuencia del pulso y la saturación de oxígeno en la sangre. Los niveles normales de oxígeno para una persona sana son de 94 a 98 por ciento, pero si estos números bajan es una señal de alerta.

“Si es de 90 a 94 todavía se puede tratar en la casa. Puede hacer ejercicios de respiración y conseguir cilindros de oxígeno para ayudarse a respirar, cuando puedo subir mi saturación de oxígeno con 2 litros estoy bien en casa, pero si necesito más tengo que moverme a un hospital”, agregó.

La saturación de oxígeno debe medirse cada 2 o 4 horas ya que puede cambiar drásticamente en cualquier momento.

En caso de no tener oxímetro, la persona puede medir sus respiraciones por minuto. Lo normal es respirar entre 14 y 16 veces por minuto, si esto aumenta hasta 20 veces por minuto significa que el paciente tiene dificultad para respirar y está esforzándose para lograrlo.

“Es importante que haga uno ciertas excepciones porque hay pacientes asmáticos o con enfermedad pulmonar obstructiva crónica que deben llamar a su neumólogo”, explica.

Tratamiento en niños menores de 14 años

El doctor Édgar Beltetón, especialista en cuidados intensivos en infantes y coordinador de la recién formada Unidad Pediátrica de Covid-19 del Hospital Herrera Llerandi, explica cómo esta enfermedad varía mucho en niños y niñas.

“El niño tiene características orgánicas propias que no permiten que la invasión del virus sea hacia una gravedad”, agrega. Aún así, dice que cuando un menor se enferma de covid-19 es, en la mayoría de los casos, porque un adulto lo contagió.

Beltetón explica que en los niños es menos del uno por ciento quienes presentan un cuadro crítico.

En los menores hay una gran gama de manifestaciones pero la fiebre es un gran indicativo, aunque solo haya tenido un pico alto de fiebre. También pueden presentar decaimiento general, dolor de cabeza y cuerpo, ardor en los ojos, náusea, diarrea y “rash” o manifestaciones cutáneas.

La fiebre también se trata con acetaminofén, ibuprofeno y paños húmedos de 2 a 3 veces al día. No usar agua con alcohol y quien cuide al menor también debe protegerse con mascarilla y guantes.

Beltetón no recomienda el uso del termómetro de mercurio para los niños y pide no usar con ellos aspirina o componentes que tengan ácido acetileno salicilico.

“Si el niño aumenta su ritmo respiratorio y lo hace más pronunciado debe acudir al médico. Un niño pequeño que necesite oxígeno no debe estar en su casa porque en cualquier momento puede evolucionar la enfermedad”, dice.

Al igual que los adultos, se debe tener especial atención si son asmáticos o tienen alguna otra prescripción médica.

Todos los pacientes, sin importar la edad, que se estén recuperando deben guardar 14 días de cuarentena después de su último síntoma para asegurar que ya no transmitan el virus.