Templo Miraflores Guatemala: dan palada inicial de nuevo edificio de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Este será el cuarto templo de Guatemala, estará ubicado en la zona 11 capitalina y su construcción durará unos 3 años.

Publicado el
Palada inicial de los trabajos del Templo Miraflores, que será el cuarto de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)
Palada inicial de los trabajos del Templo Miraflores, que será el cuarto de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

El pasado sábado 3 de diciembre se realizó la ceremonia de la palada inicial de los trabajos de construcción del Templo Miraflores de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el cual estará ubicado en la 13 calle 5-56 de la zona 11 de la capital guatemalteca.

El acto estuvo presidido por el élder Patricio M. Giuffra, segundo concejero de la Presidencia de Área de Centroamérica, de dicha iglesia.

Con esta ceremonia se san por iniciados los preparativos para la construcción de este nuevo templo en Guatemala, que contempla un edificio de dos pisos de aproximadamente 30 mil pies cuadrados.

Este será el cuarto en todo el país, después del de la Ciudad de Guatemala, en la zona 15 capitalina y que fue abierto en 1984, y el Templo de Quetzaltenango, que funciona desde 2011.

Un tercer templo está en construcción en Cobán, Alta Verapaz, en un sitio de 5.4 acres adyacente a 4a. Avenida 4-48 Zona 8, Barrio Bella Vista. El templo será un edificio de un solo piso de aproximadamente 8 mil 800 pies cuadrados y también se edificará un centro de reuniones y una vivienda para trabajadores del templo.

En octubre pasado la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunció la construcción de su quinto templo en Guatemala, que estará ubicado en Huehuetenango.

La palada inicial

Rogelia Morán, pionera de la Iglesia en Chimaltenango, expresó que se sentía agradecida por participar en la palada inicial de un nuevo templo en Guatemala, un evento espiritual y trascendental para su vida, según explicó.

“He sido obrera del templo por casi tres décadas, sé del gozo y esperanza de nuestros familiares que esperan sus ordenanzas en la Casa del Señor, donde se siente Su presencia” añadió Morán.

Además, Melany Ibeth Per Sanic, de Patzicía, mencionó que desde pequeña su familia le enseñó y la preparó para entrar en el templo. “Cuando llegó el momento de entrar por primera vez al templo pude sentir de gran manera un espíritu de gozo y felicidad que por un momento me hizo olvidar las cosas del mundo y enfocarme en las ordenanzas y los convenios. Mientras más cerca estén los templos de los hogares, más cerca está el Padre Celestial de nosotros y nosotros de las bendiciones que Él nos ofrece”.

José Miguel Durán, quien retornó de prestar servicio como misionero de la Iglesia, afirmó que “a través de la oración Dios escucha y está presente en la vida de Sus hijos, que Jesucristo estará cerca de aquellos que viven Sus enseñanzas y que aceptan la invitación de venir a Él por medio de Su Iglesia y los templos”.

El élder Giuffra dijo a los asistentes que los templos “son lugares que el Padre Celestial ha instruido que se construyan en este mundo terrenal como un lugar de refugio y adoración para los hijos de Dios por medio de ordenanzas sagradas para ellos mismos como para los que ya han dejado este mundo de probación”.

El Templo Miraflores se construirá en la 13 calle 5-56 de la zona 11 de la capital guatemalteca. (Foto Prensa Libre: La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días)

Acerca de los templos

Los Santos de los Últimos Días consideran que los templos son la “Casa del Señor”, los lugares más sagrados de la tierra. Los templos difieren de los centros de reuniones o capillas donde todos son bienvenidos a asistir a los servicios de adoración del domingo. En el templo, las enseñanzas de Jesucristo se reafirman a través del matrimonio, el bautismo y otras ceremonias que unen a las familias para la eternidad.

Guatemala tiene casi 300 mil miembros de la Iglesia y aproximadamente 440 congregaciones; los primeros misioneros comenzaron a predicar en Guatemala en 1947 y un año más tarde se llevó a cabo la primera reunión oficial de la Iglesia en un edificio alquilado, en el que participaron con 66 personas.