Sala Cuarta de Apelaciones rechaza apelación de la Feci y confirma falta de mérito a favor de Siomara Sosa y Leily Santizo

Sala de Apelaciones rechaza apelación de la Feci y confirma falta de mérito a favor de las abogadas Siomara Sosa y Leily Santizo, en un caso de supuesta obstrucción de justicia.

Publicado el
Siomara Sosa
Siomara Sosa, exfuncionaria de la Fiscalía Especial contra la Impunidad en Guatemala (Feci). (Foto Prensa Libre: EFE)

La Sala Cuarta de Apelaciones rechazó apelación de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci) y confirmó falta de mérito a favor de las abogadas anticorrupción Siomara Sosa y Leily Santizo, por supuesta obstrucción de justicia.

Además, negó la apelación solicitada por la Fundación contra el Terrorismo que pidió que volvieran a prisión preventiva.

También anuló fallo que había otorgado ampliación de plazo al Ministerio Público (MP) para la investigación y ahora solo tendrán un mes.

El 7 de marzo 2022, Leily Santizo, exmandataria de la desaparecida Cicig, y Siomara Sosa, exfiscal de la Feci, fueron ligadas a proceso penal a petición del MP por el delito de colusión.

Ambas abogadas fueron parte de procesos de alto impacto que tienen tras las rejas a políticos, empresarios y narcotraficantes que fueron detenidos durante operativos coordinados por dichas instituciones, que marcaron un hito en la lucha contra la corrupción en Guatemala.

Las dos fueron ligadas a proceso en el Juzgado Tercero y fueron beneficiadas con arresto domiciliario y se les impuso pagar una caución económica de Q10 mil.

El 19 de mayo recién pasado, el Juzgado Tercero Pluripersonal Penal levantó la reserva del caso, lo cual impedía conocer los detalles de la investigación.

Para leer más: Juez Miguel Ángel Gálvez informa a la CSJ que la CIDH ratificó protegerlo con urgencia

Ambas son señaladas por el MP por supuestas ilegalidades en procedimientos como trabajadoras de la Feci y Cicig.

También en marzo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mostró preocupación por los casos que, según su percepción, son parte de un plan de persecución judicial en contra de jueces y fiscales que lucharon contra la corrupción y la impunidad en Guatemala.