Unos emprenden camino hacia Honduras; otros llegan a Casa del Migrante

Mientras algunos hondureños continuaron esta mañana su caminata hacia territorio mexicano, fuentes policiales mexicanas informaron que más de 200 hondureños emprendieron su regreso a Honduras.

Publicado el
Ante la deseperación por ingresar a México, un grupo de hondureños optó por usar balsas y cruzar el río Suchiáte. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Ante la deseperación por ingresar a México, un grupo de hondureños optó por usar balsas y cruzar el río Suchiáte. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

“Es mejor regresarse, está muy duro, hay mucho desorden”, dijo Byron Rivera, de 25 años, quien esperaba esta mañana subir a un autobús para regresar a su país, luego de siete días de caminata que los llevó a la frontera entre Guatemala y México, para luego continuar hasta Estados Unidos.

El hombre de voz tímida indicó que viajaba con otros tres amigos que decidieron seguir en la caravana, pero que él desistió pues teme que al cruzar a México lo deporten a su país.

Rivera es uno de los 220 hondureños que aceptaron emprender su regreso a Honduras desde la frontera de Tecún Umán, San Marcos.

Los hondureños salieron en caravana hace una semana de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria publicada en redes sociales.

Se estima que más de 4 mil atendieron el llamado y en los siguientes días atravesaron Guatemala caminando y subiendo a cualquier vehículo que detuviera la marcha.

Llegan más

Por su parte, se confirma que la Casa del Migrante recibió hoy a 500 hondureños, una nueva oleada de migrantes del vecino país que intentará llegar a Estados Unidos por la ruta que ya una primera caravana ha logrado, en medio de tensión y desgaste físico.

Mientra eso sucedía, los Bomberos Voluntarios reportaron la muerte de un migrante hondureño en ruta al Pacífico cuando se trasladaba en un picop en el km 40, se trata del primer integrante de la caravana en morir en el país.

Situación hondureña

La mayoría culpa al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, de no acabar con los problemas sociales que llevan a la migración.

Lea además: Acuerdo preliminar entre México y EE. UU. para atender caravana migrante

Hernández anunció que luego de una conversación con su homólogo, Jimmy Morales, se acordó que enviarián autobuses por los migrantes que quieran regresar a Honduras.

Regresan a su país

Por su parte, fuentes de la Policía Nacional Civil de Guatemala (PNC), comentaron esta mañana, que desde la madrugada se comenzó con el traslado de 62 ciudadanos hondureños que se encontraban en la frontera. Según la PNC, la solicitud la plantearon los mismos hondureños de forma voluntaria.

El llanto de algunos niños y mujeres muestran la desesperación por ingresar a México. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

De los migrantes trasladados, 18 van a bordo “de un microbús tipo Coaster perteneciente a la Subdirección General de Análisis de Información Antinarcótica”, mientras que 44 iban dentro de un autobús asignado a la Academia de la Policía Nacional Civil.

En horas de la mañana, la Policía indicó que habían arribado a Mazatenango, cabecera del departamento suroccidental de Suchitepéquez, donde las personas tomaron un breve descanso en la Comisaría 33 e hicieron uso de los servicios sanitarios para posteriormente continuar con el retorno al país centroamericano.

A las 8.10 hora local el grupo arribó a Chiquimula, en el oriente guatemalteco, que se encuentra a unos 240 kilómetros de la ciudad de San Pedro Sula, desde donde la primera caravana de hondureños salió hace una semana.

Luego de seis jornadas de viaje a pie, la caravana de migrantes, integrada por entre 3 mil y 4 mil personas, según Naciones Unidas, llegó a  México, tras librar la barrera que había sido intermediada por el Gobierno guatemalteco.

Tras un primer momento de euforia, los migrantes fueron contenidos por la Policía Federal mexicana, lo que desencadenó momentos de tensión.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó esta semana con un cierre militar de la frontera sur de su país si México no lograba detener la caravana.

Optaron por balsas

Decenas de migrantes hondureños varados en la frontera entre Guatemala y México empezaron hoy a cruzar el río Suchiate para pasar a territorio mexicano.
Las personas se suben en balsas de goma para cruzar ilegalmente a México, después de que las autoridades decidieran impedirles el paso para entrar a ese país.

Pero después de que varias personas atravesaran, la policía mexicana prohibió a los balseros transportar hondureños y los agentes se quedaron en la orilla de México para ver que no estén pasando.

Contenido relacionado

> Denuncian detención ilegal y expulsión de periodista hondureño 
> Alto porcentaje de migrantes en caravana son delincuentes, afirma Donald Trump