Mortandad de peces abarca 105 kilómetros

MP allanó una planta procesdora de palma africana, señalada como responsable de la contaminación del afluente y la muerte de cientos de peces.

A lo largo de 105 kilómetros del río La Pasión se han encontrado cientos de peces muertos flotando, por lo que pobladores de 16 comunidades de Sayaxché piden que se investiguen las causas.
A lo largo de 105 kilómetros del río La Pasión se han encontrado cientos de peces muertos flotando, por lo que pobladores de 16 comunidades de Sayaxché piden que se investiguen las causas.

Como un ecocidio ha sido catalogada la mortandad de peces y otras especies de fauna acuática a lo largo de casi 100 kilómetros del río La Pasión, en Sayaxché, Petén, que desde la semana pasada mantiene preocupados a los pobladores de comunidades en las riberas de ese cauce, mientras que el Ministerio Público (MP) allanó una planta procesadora de palma africana señalada de ser responsable de la contaminación del afluente.

Líderes comunitarios denunciaron que la tragedia ecológica afecta la economía del lugar, pues más de cinco mil 600 familias —unas 30 mil personas— de 16 comunidades que se ubican en las riberas dependen de la pesca artesanal o consumen agua de ese río. Algunas de las poblaciones afectadas son El Pato, Flor de la Selva, Santa Amelia, El Chorro, Champerico, El Colorado y La Torre.

Edwin Samayoa, de la Unidad de Gestión Ambiental Municipal de Sayaxché, expresó que luego de haber sido alertados por pobladores, visitaron el caserío Champerico y constataron que cientos de peces muertos eran arrastrados por la corriente.

Roy Flores, jefe del Área Suroccidental de Salud de Sayaxché, manifestó que recorrieron el lugar y recolectaron muestras del agua, las cuales enviaron a análisis para identificar residuos tóxicos.

Recordó que en mayo último se registró alta mortandad de peces y el Departamento de Toxicología de la Universidad de San Carlos de Guatemala detectó un organofosforado —malation—.

El gobernador de Petén, Antonio Morales Osaeta, visitó el lugar y constató a lo largo de unos 30 kilómetros del cauce del río La Pasión flotaban cientos de peces muertos. Debido a ello, junto con el Ministerio de Ambiente y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, se declaró alerta amarilla en la región.

Pobladores consideran   este fenómeno como el peor desastre natural de los últimos años..

Con la corriente

Sin embargo, los afectados señalaron que el avance de la mortandad es de 105 kilómetros —desde El Pato hasta la zona urbana de Sayaxché— de río.

Vecinos, pescadores, autoridades municipales, personal del Centro de la Universidad de San Carlos (Usac) en Petén y de Gobernación se reunieron ayer a fin de integrar una comisión para investigar las causas de la tragedia ecológica, considerada como la peor de la década.

Los afectados subieron a media asta el pabellón nacional para denunciar la tragedia, y responsabilizaron a la empresa Reforestadora de Palma (Repsa), del grupo Hame, cuya sede fue allanada ayer por el MP, en busca de evidencias. No obstante, estos niegan su responsabilidad en la mortandad de fauna.

“Llora sangre”

El alcalde de Sayaxché, Rodrigo Pop, dijo: “Llora sangre, pues afecta a pescadores artesanales radicados en la zona urbana y a pobladores de la ribera. Exigimos al Ministerio de Gobernación y al MP que investiguen”, manifestó.

Osaeta dio a conocer que se buscan los mecanismos para identificar a los responsables de la posible contaminación. “Es una situación desalentadora para muchas familias. Vamos a apoyarlas en lo que esté a nuestro alcance”, enfatizó.