Partido Patriota y Líder mantienen acuerdos en el Congreso

Luego de la maratónica sesión en el Congreso el martes último que permitió elegir a magistrados de salas de Apelaciones mediante  acuerdo entre Libertad Democrática Renovada (Líder) y el Partido Patriota (PP), la próxima semana se prevé que la misma aplanadora apruebe las reformas al Código de Trabajo que han rechazado organizaciones sindicales y sociales.

El Congreso eligió a magistrados de salas.
El Congreso eligió a magistrados de salas.

La plenaria culminó ayer a la 1 de la madrugada, ante el temor de que  los acuerdos se rompieran, como ocurrió con la aprobación de los bonos por Q4 mil millones, al conocerse un rumor de que Líder cambió de parecer y los apoyaría.

Las reformas al Código de Trabajo se aprobarían de urgencia nacional con el apoyo de Compromiso, Renovación y Orden. Otro tema consensuado con Líder sería la elección del contralor general.

Mientras llegan los acuerdos, el Congreso estará en calma, tal como se prevé para hoy, porque  no habrá plenaria y se canceló la reunión de jefes de bancada que estaba prevista.

Nineth Montenegro, jefa de Encuentro por Guatemala, afirmó que el PP insiste en la aprobación de los bonos, y que la negociación incluye la junta directiva para el 2015.

Carlos Barreda, de la Unidad Nacional de la Esperanza, afirmó que la negociación fue más allá, al extremo de que Manuel Baldizón, de Líder, le ofreció la vicepresidencia a Alejandro Sinibaldi, del PP.

Elección de magistrados

Hace una semana los bloques Líder y Patriota pactaron para aprobar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), lo cual generó criticas en diversos sectores de la sociedad.

El recién pasado martes, la alianza eligió a los 126 magistrados para las cortes de Apelaciones, entre ellos reeligieron a los titulares de la Sala Quinta de Apelaciones del ramo Civil y Penal que ampararon a la vicepresidenta Roxana Baldetti para que continúe al frente del Partido Patriota.

Trascendió que la próxima semana la misma aplanadora podaría aprobar las reformas al Código de Trabajo que han rechazado organizaciones sindicales y sociales.