Exsubsecretario de Estado de EE. UU.: En Guatemala hay retroceso en la lucha anticorrupción desde hace dos años

Juan González, quien fue Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE. UU. y que ahora se desempeña como asesor del exvicepresidente Joe Biden, estuvo de visita en Guatemala para dar seguimiento al apoyo que el exvicemandatario ofreció a la lucha anticorrupción. 

Publicado el
Juan González, quien fue Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE. UU. habló acerca de la corrupción en el país. (Foto Prensa Libre: Esbin Garcia)
Juan González, quien fue Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE. UU. habló acerca de la corrupción en el país. (Foto Prensa Libre: Esbin Garcia)

En su visita, el exfuncionario de la Casa Blanca destacó la preocupación por el uso de los vehículos militares J8 para “intimidar” y la percepción que se tiene en el Congreso de EE. UU. sobre la falta de compromiso del país en la reducción de la corrupción.


¿Cuál fue el motivo de su visita al país?
Explorar y actualizarme sobre lo que está pasando hoy en día en Guatemala, especialmente con el tema de la Cicig y los esfuerzos anticorrupción. El exvicepresidente Biden es alguien que mantuvo mucho interés, visitamos tres veces Guatemala y él sigue muy interesado en lo que está pasando aquí.
¿Qué es lo que más le preocupa, como resultado de su visita?
Muchos de los retos que tiene Guatemala son los mismos de toda Latinoamérica: Falta de educación, falta de infraestructura, necesidad de instituciones robustas, son temas que tienen todos los países de la región, lo que preocupa hoy en día es que en Guatemala parece que la campaña anticorrupción se ha visto debilitada en los últimos dos años en este país.
¿Cuáles son las consecuencias de ese debilitamiento?
Ya que se ha debilitado Cicig lo que vamos a ver es que demócratas y republicanos, en el Congreso de EE. UU., van a ver una falta de seriedad de parte de este país en su compromiso con el esfuerzo anticorrupción y es posible que bajen el nivel de asistencia.
Lee también: Nuevo aumento de tarifa de energía eléctrica
El presidente de EE. UU. amenazó con recortar la ayuda ¿tiene el respaldo en el Congreso?
El senado ha frenado el 50 por ciento de la asistencia hacia Guatemala, pero hay republicanos y demócratas que están preocupados por lo que está pasando aquí y no van a soltar los fondos hasta que vean un compromiso de parte de este gobierno de avanzar en el tema de la corrupción. Una de las condiciones que existe como parte de la asistencia es que la Cicig continúe en este país y si la Cicig se va eso va a afectar la asistencia hacia Guatemala.
¿EE. UU. se perjudica a sí mismo si recorta la ayuda a Guatemala?
Sería contraproducente cortar la asistencia a un país como Guatemala porque mucha de la asistencia que se da tiene como fin tratar de establecer una seguridad democrática y crear oportunidades necesarias para que los migrantes encuentren oportunidades en este país y no necesiten emigrar. Si los EE. UU. corta la asistencia hacia Guatemala eso va a provocar más migración hacia los EE. UU.
¿Cuál es el papel jugó el exvicepresidente Biden en cuanto a Cicig?
El exvicepresidente Biden, durante el segundo periodo del presidente -Barak- Obama, se encargó de la política a Latinoamérica, visitamos Guatemala tres veces se reunión personalmente con el entonces presidente Otto Pérez Molina y se reunió con el presidente Jimmy Morales. El compromiso que él les hizo es que los EE. UU. no está en Guatemala para imponer o dictarle cátedra al gobierno soberano, pero si los EE. UU. aporta una asistencia, un apoyo técnico a este país, tenemos que poder justificárselo al Congreso de los EE. UU. y a los que pagan impuestos en los EE. UU. y son quienes están financiando. Se estableció una expectativa sobre la campaña anticorrupción, que iba ser activa, robusta.
¿Qué cambió con la actual administración en EE. UU.?
Es bastante preocupante. Lo que ha pasado en esta administración es que ha habido un lobby bastante fuerte en Washington de parte de ciertos grupos de Guatemala para convencer a la administración Trump de que la Cicig se ha sobrepasado en su mandato y que hay supuestos vínculos entre el comisionado y ciertos grupos en Rusia. Ninguna de esas dos acusaciones es correcta, pero la postura de EE. UU. ha cambiado de una de apoyo total a la campaña anticorrupción a una en la que se piensa que la Cicig está violando la soberanía de este país.
¿Pudo influir en esto el traslado de la embajada de Guatemala a Jerusalén?
La decisión de trasladar la embajada a Jerusalén es una decisión soberana del gobierno guatemalteco, pero definitivamente fue una señal de apoyo al presidente de los Estados Unidos. Lo que hemos visto nosotros, en los EE. UU. es que la mejor forma de acercarse al presidente Trump es volviéndose amigo y haciendo lo que él quiere hacer, halagar su ego y a sus intereses.
¿Cuál es el criterio para que EE. UU done a Guatemala?
Si se debe tener una conversación sobre el tipo de asistencia que se debe dar a Guatemala. Cuando el vicepresidente Biden estaba en la Casa Blanca, el enfoque era, donde pudiéramos no dar asistencia directa al gobierno sino trabajar con oenegés y trabajar con terceros grupos, dar asistencia técnica al Gobierno porque en algunas instancias no se confiaba que el gobierno pudiera administrar esos recursos de forma transparente.
¿Esa sospecha continúa?
La sospecha continúa y creo que, especialmente ahora.
¿La situación con Cicig se percibe como algo personal de parte de autoridades de Gobierno?
Uno puede inferir de que es a propósito y que el fin es parar muchos procesos. Se sabe que en Guatemala existen muchos grupos paralelos que tienen muchísima influencia y que ellos se vieron amenazados por la lucha anticorrupción que creció y se volvió una fuerza bastante poderosa en este país. Hoy en día lo que estamos viendo es un contraataque por las fuerzas de corrupción en contra de los avances que ha hecho este país.
¿Cuál es su opinión por el uso de los J8 frente a la embajada?
Algo que preocupa mucho también es que cuando el presidente Morales anunció el fin del mandato de la Cicig estacionaron una caravana de carros militares enfrente de la embajada estadounidense, eso es algo que en cualquier situación normal sería visto como una agresión, una amenaza en contra del embajador estadounidense.  Esa caravana de vehículos militares que fueron donados por el gobierno estadounidense, entonces uno se pregunta si los EE. UU. debe seguir apoyando con ese tipo de vehículos que se van a utilizar en contra de los mismos EE. UU.
En Guatemala hay debate sobre si la Cicig debe o no continuar
Creo que es correcto que los guatemaltecos debatan sobre cómo se debe administrar la justicia, cuáles son los intereses económicos y políticos del país, pero siempre y cuando se debe mantener un compromiso con el estado de Derecho y la Ley.
¿Qué importancia tiene la lista de funcionarios centroamericanos que están involucrados en actos de corrupción?
Es importante porque eso demuestra transparencia, eso es lo más importante, más que nada para los ciudadanos de la región. Los ciudadanos tienen que saber que sus gobiernos están sirviendo a los intereses del pueblo que los eligió y ser trasparente es una de las cosas más importantes que puede hacer un gobierno.
¿El tema de Cicig podría influir de alguna manera en el año electoral?
Los guatemaltecos son quienes deciden el futuro de su país, no es algo que los EE. UU. o algún grupo de afuera va a imponer. Debe ser un tema central para los guatemaltecos decidir qué tipo de país quieren. Este país tiene un gran potencial y los retos que tienen son unos que los guatemaltecos mismos pueden solucionar y parte de eso es el tema de corrupción.
¿Qué lecciones deja Cicig?
Guatemala iba por buen camino, en donde la señal que se le había comunicado al resto de la región es que no importa el puesto o el cargo, si alguien violaba la Ley iba a tener que rendir cuentas en las instituciones judiciales y eso era algo que alentaba al pueblo guatemalteco en cuanto al potencial del país.

Contenido relacionado

>Embajada señala mal uso de vehículos militares
>Vicepresidente afirma que vehículos J8 pueden circular por cualquier lugar
>El MP requiere informes por uso de vehículos militares

 

Archivado en:

Cicig